902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

La sociedad confía cada vez más en los beneficios de la formación online. Las reticencias iniciales de que los diplomados virtuales tenían menos opción de acceder al mercado laboral se van disipando paulatinamente.

Muestra de ello es el incremento de la demanda de títulos universitarios a distancia por parte de los estudiantes. Según los datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, relativos al año 2014, el 15% de los alumnos de Educación Superior de España, tanto de grados o másteres, realizan sus estudios de forma online. Esto representa, en términos absolutos, cerca de 234.000 personas y supone un crecimiento del 200% respecto a los datos de 2008 y del 300% en el periodo 2012-2014.

 

Guía gratuita:  Cómo potenciar el desarrollo personal y profesional

 

Pero, ¿opinan lo mismo los departamentos de Recursos Humanos de las compañías sobre los diplomados virtuales? La tendencia dentro del sector empresarial es coincidente, pues los responsables de los procesos de reclutamiento perciben las ventajas en cuanto a capacitación profesional que conlleva el e-learning, hasta el punto de que, según las previsiones de la Online Business School, la Enseñanza Superior online alcanzará el 50% del total para 2019.

En este sentido, existen diversos puntos que hacen a los diplomados virtuales uno de los colectivos con alta demanda por las organizaciones:

  • Su conocimiento del entorno digital. Uno de los aspectos que valoran las empresas a la hora de contratar diplomados virtuales es su dominio de internet y la comunicación digital, una competencia adquirida por aquellos estudiantes que deciden formarse a través del e-learning. De hecho, uno de cada dos reclutadores asegura tener muy en cuenta estas habilidades y conocimientos, según la Encuesta Global de Empleabilidad elaborada por la consultora Emerging a partir de la opinión de 4.600 responsables de Recursos Humanos y directivos de 21 países.
  • El prestigio de las instituciones. Gracias a la formación a distancia, los estudiantes pueden conseguir titulaciones online de las más reputadas instituciones de todo el mundo. De hecho, Harvard u Oxford se han convertido en grandes exponentes del e-learning. En este sentido, los departamentos de Recursos Humanos pueden contratar a profesionales que se han formado con los mejores expertos del mundo, lo que aporta un valor añadido a cualquier candidatura.
  • Su especialización. Los alumnos de formación online tienen acceso a un enorme catálogo de contenidos que no ofrece la educación presencial. Esto permite a los estudiantes adquirir nuevos conocimientos, reforzar las áreas de competencia e incorporar nuevas destrezas que les permitan obtener una mejora continua con la que mantenerse actualizados y preparados para los restos de las compañías.
  • Su innovación. Las posibilidades de la educación a distancia no quedan restringidas a limitaciones geográficas, sino que es posible ampliar los conocimientos y destrezas sobre las últimas tendencias de cualquier ámbito empresarial.
  • Su capacidad organizativa y motivación. El hecho de que una persona haya sido lo suficientemente responsable y organizada para culminar sus estudios a distancia, en los que es el propio alumno el que organiza su agenda –muchas veces compatibilizándola con otras actividades laborales o formativas- denota una gran pasión y tenacidad por su parte, cualidades muy valiosas para cualquier profesional.

 

New Call-to-action