902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Las nuevas tecnologías están cambiando la forma en la que los seres humanos entendemos el mundo. Dentro de esta nueva concepción de la realidad, el entorno virtual orientado al aprendizaje, formación y desarrollo, es cada vez más persistente y eficaz. Más allá de alienar la voluntad del individuo, se ha convertido en un refuerzo vital que ofrece excelentes ventajas para la motivación personal gracias al uso del e-learning.

Guía: ¿Buscas trabajo? Descubre los factores clave que influyen en tu  contratación

Motivación personal gracias al e-learning

La formación presencial sigue gozando de buena salud a nivel mundial. Sin embargo, el e-learning avanza a pasos agigantados gracias al buen número de ventajas que confiere. Al ahorro de inversión, espacio, gasto y otras competencias, se suma la motivación personal que logra en el alumnado.

Un alumnado más autónomo

Gracias al e-learning se consigue un alumnado más autónomo. Ahora es el individuo quien decide su plan de carrera y decide qué formación quiere recibir, desde qué institución y en qué forma. Todo ello desde un entorno virtual que le permite tener mayor libertad y capacidad de desarrollo personal y profesional. Es el dueño de su destino formativo, lo que evidentemente es un factor de elevada motivación personal.

Un alumno más conectado

Curiosamente, muchos vaticinaban el aislamiento del individuo debido a los entornos virtuales. Sin embargo, el e-learning ha logrado todo lo contrario. Se han creado enormes comunidades de individuos unidos por un fin común: la educación. En este ambiente se produce un enorme intercambio de información, material, perspectivas, experiencias y consejos de orientación, que crece cada día. Es lógico pensar que este elemento es una gran ventaja motivacional.

Uso de incentivos como la gamificación

Dentro del e-learning se ha producido una curiosa estrategia para potenciar la motivación personal del alumnado. Se conoce como gamificación y se define como la obtención de pequeñas recompensas o premios cada vez que se consigue un logro u objetivo, como si de un videojuego se tratase.

Aunque la gamificación tiene sus detractores, no cabe duda de que sirve como potente motivación para un buen número de individuos que encuentran en esta estrategia una buena fórmula para avanzar en su formación, gracias a la consecución de pequeños objetivos que desembocan en la meta final.

Alumnos en un entorno flexible

Otra de las ventajas que se observa en el e-learning respecto a la motivación personal es la posibilidad de crear un entorno de estudio flexible. Quiere decir que es cada individuo quien decide su zona de trabajo y horarios, adaptados a sus necesidades. Puede decorar su entorno formativo como mejor le convenga, decidir qué periodos lectivos dedica a la formación y adaptar todo el proceso a sus posibilidades.

Un alumno más competitivo

Dado que la tendencia actual del mercado se orienta a una mayor flexibilidad de los entornos de trabajo y a un aumento del desarrollo personal y profesional a medida, en busca de la optimización de la productividad a través del talento, es indudable que el e-learning confiere una gran experiencia muy cercana a la realidad, que el alumno encontrará cuando se enfrente a un empleo. Evidentemente, esta es una mejora competitiva que el individuo podrá usar como motivación personal.

El e-learning es una realidad que ha llegado para quedarse. Los entornos virtuales son fuente constante de automotivación gracias a su enorme capacidad de adaptación a las particularidades de cada individuo. No es extraño, por tanto, que cada día sea mayor el número de individuos que se decantan por esta opción para mejorar sus competencias y habilidades profesionales.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action