902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

La gestión del talento se ha convertido en una ventaja competitiva verdaderamente importante en las organizaciones actuales. Se ha transformado en uno de los ejes centrales del management para crear valor en el contexto global actual.

¿Qué es la gestión del talento?

Podemos considerar la gestión del talento como un proceso estratégico de inversión a medio y largo plazo que atrae, desarrolla y retiene a aquellos colaboradores con las aptitudes y habilidades requeridas para resolver las necesidades presentes y futuras de un negocio.

Dado el valor que confiere la gestión del talento, no es de extrañar que las grandes empresas trasnacionales realicen enormes esfuerzos e inversiones para sistematizar este proceso estratégico, logrando institucionalizarlo en cada una de las fases.

Viendo el éxito obtenido por las grandes corporaciones internacionales, las empresas de menor tamaño han comenzado a introducir la gestión del talento en sus procesos internos para ser más competitivas.

 

Guía: Claves para el éxito en la gestión de personas

Componentes de los procesos de la gestión del talento

La gestión del talento se encarga de analizar a individuos con alto potencial dentro de su puesto de trabajo y trata de dar respuesta a sus necesidades de desarrollo personal y profesional para facilitar su permanencia y continuidad en el proyecto. En este sentido, se debe atender a ciertos componentes indispensables del proceso:

  • Hay que diferenciar las prácticas de selección de personal, aunque deben estar alineadas con la estrategia empresarial.
  • Hay que especializar los procesos de integración al puesto en la empresa acompañando a los nuevos colaboradores mientras dura la inducción.
  • Es necesario establecer mecanismos de vanguardia que faciliten la identificación del talento a nivel interno y externo. Algunos de los más productivos son las entrevistas profundas, el assessement de competencias, las evaluaciones de 360º, el análisis de psicometría o las evaluaciones objetivas del desempeño.
  • Es importante instrumentalizar planes de desarrollo individuales y generales que permitan fortalecer las competencias de cada colaborador para formarlos en sus responsabilidades dentro de la organización.
  • Cobran especial importancia los criterios de promoción consensuados frente a la subjetividad o el “favoritismo”, todavía muy implantados en algunas empresas.
  • Renovar los esquemas de compensación para hacerlos competitivos, flexibles y favorecedores de la retención del talento..
  • Implantar programas cuyo enfoque se dirija al bienestar integral desarrolla la afiliación y ambientes de trabajo satisfactorios ideales para la gestión del talento.
  • Otro componente importante es la generación de programas de marketing a nivel interno y externo para promocionar la empresa como un lugar propicio para el desarrollo del talento.

Según las últimas tendencias en la gestión del talento, es importante la identificación temprana de colaboradores con alto potencial, adecuando a las capacidades de cada uno de ellos un plan de desarrollo que promueva su crecimiento, que a la postre aportará un gran beneficio a la empresa y al propio individuo.

Del compromiso del colaborador y su implicación con la empresa dependerá la capacidad de ambos para desarrollar procesos de forma impecable, logrando un alto valor y unos resultados óptimos.

Dicho esto, cabe concluir que en el contexto actual toda empresa debe implementar la gestión del talento óptima en su organización a fin de garantizar su productividad y valor. No es extraño, por tanto, que se haya convertido en uno de los ejes centrales del Management.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action