902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Reducción del tiempo de los traslados y disminución de la contaminación son algunas de las ventajas del ‘home office’ o trabajo desde casa. Pero a estos beneficios hay que sumarle el impacto positivo en la productividad que el teletrabajo produce para las empresas.

De hecho, según la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), en el país americano, esta modalidad de empleo mejora la productividad laboral de los trabajadores en un 28%.

Los efectos del ‘home office’ en la eficacia y eficiencia de la plantilla son especialmente significativos en las grandes ciudades, donde los trabajadores dedican dilatados espacios de tiempo para trasladarse a las oficinas de la compañía. En concreto, estos desplazamientos pueden alcanzar las cinco horas en las mega urbes mexicanas, según apunta Maite Ramos Gómez, presidenta de la Comisión de Movilidad de Coparmex, en un artículo publicado en Forbes.

 

Guía: La importancia de la dirección general en la gestión de personas

 

No obstante, una de cada dos empresas entiende el teletrabajo como el empleo de dispositivos tecnológicos por parte de los empleados, olvidando la importancia de desarrollar una estrategia clara sobre el trabajo flexible en el seno de la compañía.

“Hacemos un llamado desde la Coparmex a que las compañías emprendan y fomenten entre sus empleados formas alternas de traslado, las cuales mejoren los tiempos de velocidad promedio en las calles, y que consigamos entre todos incrementar nuestra productividad dentro de una ciudad más limpia”, agregó Ramos Gómez.

Solo implantando una o dos jornadas de trabajo en la modalidad no presencial se generaría una reducción importante del número de vehículos en las ciudades, mejorando de forma paralela el tráfico y la gestión del tiempo del resto de profesionales. Por ejemplo, la velocidad media en las grandes ciudades ha pasado de 17 a 7 kilómetros hora, lo que afecta notablemente a los desplazamientos en las horas de entrada y salida del trabajo.

Por su parte, el Gobierno Mexicano ya ha tomado medidas para reducir la contaminación de Ciudad de México y ha puesto en marcha el programa “Hoy no circula”, una medida que establece qué vehículos, en función de su nivel de emisiones y su matrícula, pueden circular cada día en las 16 delegaciones del Distrito Federal y los 18 municipios metropolitanos del Estado de México.

Otra solución propuesta por Coparmex para reducir la congestión de vehículos es el uso compartido del coche entre diversas personas que tienen el mismo destino o carpooling, una práctica que reduce los accidentes, disminuye la contaminación acústica y atmosférica de las calles y mejora la agilidad y velocidad vial, además del ahorro en gasolina de los participantes. Por su parte, las organizaciones pueden potenciar el carpooling a través de instrumentos de comunicación interna, como mailing, intranet o boletines, favoreciendo el uso de esta forma de traslados entre la plantilla.

Junto a esto, Ramos Gómez apunta al uso de la bicicleta como alternativa al vehículo, dado que el 40% de las rutas que se realizan por motivos laborales en México no exceden los 8 kilómetros, un trayecto que se podría realizar cómodamente en bicicleta si se ponen en marcha programas de concienciación y educación.

 


New Call-to-action