902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Potenciar las relaciones en un equipo de trabajo es una labor de vital importancia que recae sobre los hombros del líder. Ser capaz de unificar a un grupo de personas en pro de un objetivo común, dará la medida exacta de la capacidad y desempeño para obtener las metas propuestas.

No obstante, no siempre es sencillo crear el ambiente adecuado en un equipo de trabajo, pues son muchas variables las que entran en juego, como los roles, los egos, las jerarquías, los intereses o las habilidades. Sin embargo, un buen líder debe ser capaz de responder a todas estas necesidades y lograr el máximo de sus colaboradores.

Guía: ¿Qué cuestiones se plantean las empresas sobre la empleabilidad?

Potenciar las relaciones en un equipo de trabajo

Veamos algunas actuaciones interesantes que servirán al líder para potenciar las relaciones en un equipo de trabajo:

  • Fijación de objetivos. Es muy importante que el líder fije claramente los objetivos a corto, medio y largo plazo para lograr una mayor productividad y motivación del equipo de trabajo.
  • Trabajo como manager. El líder debe actuar también como manager, mostrando un perfil más humano, pero sin olvidar jamás la jerarquía dentro del equipo de trabajo. Con relaciones claras, el ambiente laboral mejora mucho.
  • Delegación. Un líder también debe saber delegar tareas sobre los miembros de su equipo. La responsabilidad de cada colaborador y la confianza le convertirá en un empleado motivado, que se siente aceptado y valorado en su entorno laboral.
  • Respeto mutuo. Para que un equipo de trabajo potencie las relaciones, es necesario que haya respeto mutuo. Tanto hacia el líder, como entre los colaboradores, cada miembro ha de conocer claramente el rol de cada uno.

Etapas en la formación de equipos de trabajo

Para que un líder comprenda bien cómo se forjan y potencian las relaciones en equipos de trabajo, ha de conocer una serie de etapas básicas:

  • Afiliación. En un primer momento, el equipo de trabajo entra en contacto en una instancia inicial y se comienza a conocer. Es ocasión de valorar personalidades, habilidades, afinidades, etc. Aquí se deben fijar las normas que regirán el funcionamiento del grupo.
  • Poder. En una segunda fase, las normas previamente implantadas comienzan a tomar forma en el aspecto práctico, con unas relaciones más fluidas bajo la atenta mirada del líder, que vela por el correcto funcionamiento de los mecanismos y actores implicados.
  • Realización. Llegamos a una tercera fase en la que el equipo de trabajo debe dar el máximo en el desempeño de sus tareas. Las relaciones han de ser más fluidas, con los roles y jerarquías bien marcadas.
  • Madurez. En la última fase, el equipo de trabajo debe estar perfectamente compenetrado, potenciando las fortalezas, aptitudes y habilidades bajo la batuta del líder.

Resolución de conflictos

En todo equipo de trabajo pueden surgir conflictos, aún habiendo instaurado un buen ambiente y un alto grado de compañerismo. El líder ha de estar atento para atajar cualquier problema antes de que se enquiste y pueda ir a mayores.

  • Aclarar los intereses. En un equipo de trabajo, hay uno o varios intereses comunes. Sin embargo, estos pueden topar con los particulares de algún miembro del grupo. Es necesario que el líder aclare siempre que el bien común es el más importante.
  • Siendo constructivo. Un líder debe procurar siempre ser constructivo. Jamás ha de caer en el protagonismo excesivo o la mala gestión y flexibilidad anormal. Lo importante es el bien común y la consecución de objetivos como equipo.
  • Motivación. Una forma muy válida de evitar conflictos es a través de la motivación del equipo, proponiendo metas intermedias y reconociendo el éxito y el esfuerzo.
  • Crear un buen clima. Como es lógico, un buen clima laboral potencia la cohesión de un equipo de trabajo y evita muchos conflictos. Fomentar la participación, unión y relaciones grupales es una labor básica de todo buen líder.

Estas son unas bases muy importantes para potenciar las relaciones en un equipo de trabajo. Recuerda siempre que la unión y la motivación son dos elementos muy importantes para explotar todo el potencial del grupo.

 

Post relacionados:

New Call-to-action