902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Por fortuna, son muchos los directivos que están abrazando el liderazgo positivo. Esta es una gran noticia, puesto que las compañías se pueden beneficiar de ello, ya que mejora en sumo grado el ambiente de trabajo, y con él, la productividad. Ahora bien, ¿cuáles son los retos futuros a los que se han de enfrentar los directivos y mandos que adoptan este estilo de liderazgo?

¿Qué es un líder positivo?

Antes de continuar examinando y evaluando los retos futuros a los que se enfrentará el liderazgo positivo, veamos primero en qué consiste.
Un liderazgo positivo es el que ejerce la mentoría. Es decir, un líder que, además de ser jefe y ejercer esta responsabilidad, es ejemplo para su equipo por sus valores y capacidades.
Un líder positivo es una persona que demuestra su valía a todas horas. Ha de ser honesto, buscar en todo momento el bien común, lidiar con los problemas de forma ecuánime y justa, reconocer el buen trabajo de quienes están a su cargo, ser respetuoso con los demás, sean cuales fueren sus responsabilidades, y exigir a los demás de acuerdo a las capacidades de cada uno.
Es evidente que un liderazgo positivo bien ejercido es mucho más que ser un simple jefe. En consecuencia, las mejoras en cuanto a productividad son enormes pues, un líder positivo, es capaz de inspirar y motivar  a sus colaboradores y en buena medida, sacar el máximo de cada uno de ellos en un ambiente laboral de concordia.

Guía: ¿Qué cuestiones se plantean las empresas sobre la empleabilidad?

Retos del liderazgo positivo

Ahora bien, el liderazgo positivo se enfrenta a una serie de retos futuros que no deben ser considerados baladíes, pues pueden pasar factura más adelante. Veamos y analicemos los más importantes a continuación.

Tiempos difíciles

Cuando llegan los tiempos difíciles, el liderazgo positivo ha de dar el do de pecho para estar a la altura y demostrar que este estilo es mucho más productivo y eficaz que otras formas de ejercer influencia y control.
Aunque la situación económica actual puede parecer estable, y muchas empresas miran hacia el futuro con optimismo, no debemos olvidar que los tiempos de tranquilidad no han llegado todavía. De hecho, hasta se podría pensar que no existen, puesto que siempre hay retos y desafíos que superar.
No obstante, el clima político muestra cierta inestabilidad. Asimismo, persiste  una sensación de crisis en el ambiente y la sociedad, especialmente para las clases trabajadoras.
Como es lógico, el difícil clima que se vive puede desestabilizar cualquier compañía, aún ejerciendo un liderazgo positivo adecuado. Es, por tanto, su misión, el establecer un ambiente de trabajo adecuado, productivo y eficiente, en el que el empleado se sienta útil, necesario, motivado y con la seguridad de que está haciendo lo correcto y en consecuencia, valorado por la dirección de la compañía.
No olvidemos que los rumores de despidos, los ambientes enrarecidos y el exceso de competencia y crispación no solo disminuyen el buen proceder de la empresa sino también hacen bajar los ratios de productividad y, por ende, los márgenes y  beneficios.

Exceso de competitividad

En el mercado laboral y empresarial actual la competitividad es brutal. Un mundo en el que dar un simple paso puede ser un ejercicio realmente complejo. Por tanto, el liderazgo positivo puede ser una apropiada respuesta a ello y estar a la altura de la circunstancias.
Es muy importante saber superar la enorme presión que supone estar a la vanguardia de las empresas y tener proyectos competitivos que busquen adelantarnos en todo momento. De hecho, ser superado puede provocar un gran malestar en el seno de la empresa, y no siempre es fácil mantener los preceptos de liderazgo positivo.
Hoy en día, las empresas pugnan con dureza por avanzar un simple milímetro. No es fácil destacar, y con cada novedad que aparece en el mercado, el plagio, las copias y productos similares aparecen por doquier.
Ser capaz de afrontar un mercado tan complejo, competitivo y saturado es muy difícil. Por lo tanto, es misión del directivo que ejerce un liderazgo positivo no perder la calma, mantener la paciencia y perseverar en el buen ambiente, puesto que, en el corto, medio y largo plazo, esta forma de liderazgo siempre acaba aportando beneficios.

Mercado laboral saturado

De la misma forma que la competencia es feroz, también resulta complejo ser capaz de navegar en un mercado laboral cada día más saturado y difícil. En este sentido, el liderazgo positivo tiene especial misión en los departamentos de recursos humanos, ya que no es sencillo encontrar la aguja en el pajar de la enorme oferta y demanda actual.
Vivimos en un mundo en el que la información aflora por doquier y con más fuerza y poder que nunca. Esto quiere decir que cualquier empresa que desee cubrir una plaza vacante recibirá un número ingente de propuestas, puesto que la noticia correrá como la pólvora. A ello debemos unir la progresiva globalización y la mayor capacidad de los profesionales para desplazarse y alejarse de su entorno habitual.
Por si esto fuese poco, también los profesionales están cada día más y mejor formados. Cuidan mucho su empleabilidad y se preocupan de ser competitivos, lo que exige decisiones más complejas.
Es, por tanto, misión del liderazgo positivo encontrar al profesional adecuado que no provoque conflictos, malentendidos y mal ambiente en un equipo que ya funciona bien. Es decir, que el departamento de recursos humanos ha de seleccionar con sapiencia a la persona idónea para completar el grupo sin que esto entorpezca la buena marcha de la compañía.
Así pues, el liderazgo positivo debe preocuparse de que el nuevo miembro del equipo, se haya incorporado por promoción interna o proceda del mercado laboral, se adapte lo antes posible a la cadena de trabajo, sin provocar que se resienta la competitividad empresarial.
Podemos comprobar que los retos y desafíos futuros del liderazgo positivo son complejos de resolver, por lo que es importante que las compañías y profesionales sean conscientes de ello y estén preparados para afrontarlos de forma correcta y efectiva.

 

Post relacionados:

New Call-to-action