902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Los estilos de liderazgo son muchos y muy variados, pero hay algunos que forjaron grandes nombres a lo largo de la historia y que aún hoy siguen siendo objeto de estudio y ejemplo. ¿Por qué no dedicarles un rato para aprender de los más importantes?

[cta_hubspot id=3465]

Estilos de liderazgo: Henry Ford

En todas las listas que veas sobre los empresarios más grandes de la historia, Henry Ford siempre copará los primeros puestos. Y no es extraño, ya que de la nada, fundó una enorme compañía que aún hoy día sigue siendo una de las que más automóviles fabrican al año. Veamos cuáles eran los estilos de liderazgo de Henry Ford.
El estilo de Ford se basó claramente en lo visionario de su propia mente. Era un hombre creativo y muy técnico a la vez, que además, dedicó toda su vida a la empresa que fundó de la nada con una forma de dirigir que muchos llaman mecanicista.
El gran sueño de Ford, un innovador adelantado a su tiempo, era crear un coche tan barato que lo pudiese comprar y conducir cualquier persona. Es evidente que lo consiguió.
Para Henry Ford, la innovación lo era todo. Eso le llevó a crear dentro de su empresa espacios para que los trabajadores fueran capaces de generar nuevas ideas. Como es evidente, esto se traducía posteriormente en beneficios para la compañía. De hecho, creía en el empleado, en su felicidad y en que se pudiera ganar un buen sueldo gracias a su esfuerzo y creatividad.
Una de las grandes anécdotas que definen los estilos de liderazgo de Henry Ford cuenta que contrató a un consultor para estudiar el rendimiento de la compañía. Este experto quedó gratamente complacido con el funcionamiento de todo excepto por un empleado. Al comentarlo con el gran magnate de la automoción, llamó al trabajador “holgazán que desperdicia el dinero de la empresa y se pasa el día sentado con los pies sobre el escritorio”. Ford, ni corto ni perezoso, le replicó que “ese hombre tuvo una gran idea que le ahorró millones de dólares, y esto sucedió mientras estaba sentado con los pies sobre el escritorio”.
Además, cabe destacar que Ford era un gran enemigo de la tradición, puesto que eso le impedía ser creativo y salir de los márgenes. Para él, no había que poner límites a la creatividad y capacidad de innovación de los hombres.

 

Estilos de liderazgo: John D. Rockefeller

Vamos ahora con los estilos de liderazgo de otro gran empresario que ha hecho historia en el mundo de los negocios, John D. Rockefeller.
La riqueza que llegó a acumular Rockefeller era tal que su imperio fue el más grande del planeta, y aún hoy día, sus sucesores siguen manteniendo grandes cuotas de poder y compañías de enorme peso mundial.
Pero los estilos de liderazgo de Rockefeller distan mucho de otros grandes empresarios como Henry Ford. Si el magnate de la automoción creía en la innovación, la personalidad de este inversor era férrea, autosuficiente y con una seguridad en si mismo de enormes proporciones.
Rockefeller tenía serios problemas para relacionarse de forma amistosa, por lo que su forma de tratar a los demás era a través de la dominación. Poseía una fuerza de voluntad descomunal y una enorme fe en sus posibilidades.
Su capacidad para los negocios era tan grande que con solo 23 años ya estaba invirtiendo 4.000 dólares en la firma Clark, Andrews & Co. De ahí, no tardó en hacerse con el control de la misma, que en 1865 pasó a sus manos y acabó convirtiéndose en la mayor refinería de todo Cleveland, con ganancias de un millón de dólares anuales que se duplicaban cada año.
También cabe resaltar que John D. Rockefeller era un negociador feroz. De hecho, rara vez hablaba con sus competidores. En casi todos los casos acababa absorbiendo sus negocios, que eran traspasados por miedo a la bancarrota. Tal era el enorme poder de este hombre, que manejaba su enorme imperio con mano dura. Un verdadero depredador.
Rockefeller se sentía atraído por el poder. Para él era un juego en el que se movía como pez en el agua. Dirigir era su destino y lo ejercía con precisión, decisión, talento y mano férrea, marcando su enorme y feroz autoridad.

 

Estilos de liderazgo: Bill Gates

Entre los estilos de liderazgo antes vistos, es decir, la innovación de Henry Ford y la disciplinada autoridad de John D. Rockefeller, resaltamos ahora un personaje mucho más actual pero igualmente poderoso, Bill Gates.
Gates logró levantar una empresa cuando no era nada y, tras 15 años de lucha y trabajo incansable, despegó hasta convertirlo en el hombre más rico del mundo gracias a su visionario sistema de Windows 3.0.
Para triunfar, Bill Gates ha usado estilos de liderazgo que se basan en una serie de preceptos que siempre tuvo presentes y supo plasmar en su vida. Por ejemplo, la determinación. Era un hombre que trabajaba de forma incansable para lograr sus objetivos. Dormía poco y comía rápido para involucrarse cada día más en su negocio.
Los estilos de liderazgo de Gates y Ford son similares en un punto, el sueño. Si no te planteas metas y crees en ellas, nunca llegarás a nada. Ambos estaban convencidos de que podrían triunfar y llegar al éxito.
Sin embargo, Bill Gates tiene algo de parecido con Rockefeller por su afán de independencia. La toma de decisiones más allá de lo que piensen los demás se reflejó en sus estilos de liderazgo siempre.
Por otro lado, Gates enfocó siempre su negocio de cara al cliente. Supo descubrir qué era lo que en realidad necesitaban los usuarios y dárselo en el momento adecuado.
Además, Gates apostaba por la sencillez, las soluciones simples, unidas al trabajo en equipo. Era consciente de que sin la ayuda del grupo, no era nada. Necesitaba a su lado personas constantes, motivadas y talentosas que le hicieran cada vez más competitivo.
Reseñar también que en los estilos de liderazgo de Bill Gates siempre hubo una gran capacidad de adaptación a las situaciones del mercado, para lo que trabajó siempre en una buena administración y un cuidado del gasto minucioso.
Como puedes ver, los estilos de liderazgo de estos grandes empresarios que han marcado una época difieren entre sí, pero tienen un punto en común, el éxito.

 

Post relacionados:


New Call-to-action