902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Solo el 19% de los cargos de consejos de administración de las empresas del IBEX 35 está ocupado por mujeres, porcentaje que se reduce al 5,9% en el caso de los puestos de presidencia, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística. Sin embargo, el liderazgo en las mujeres presenta fortalezas propias que lo convierten en un recurso corporativo que las organizaciones necesitan potenciar.

Aunque tradicionalmente los puestos de alta dirección han estado ocupados por hombres, cada vez son más las compañías que se percatan de la importancia de incorporar al colectivo femenino en los cargos de toma de decisiones. En este sentido, la consultora de Liderazgo y Recursos Humanos Zenger&Folkman apunta, en su artículo 3 Reasons To Recruit And Select More Female Leaders, tres razones para empoderar a las mujeres en el plano empresarial.

El liderazgo en las mujeres es mejor

Según una investigación desarrollada por los expertos Jack Zenger y Joe Folkman, en la que participaron 7.280 líderes de todo el mundo, el liderazgo en las mujeres presenta mejores puntuaciones en casi todas las 16 habilidades que caracterizan a un líder extraordinario.

En concreto, las mujeres presentan más capacidad que los varones en competencias tan importantes como tomar la iniciativa, fomentar el desarrollo propio y de los colaboradores, conducir a los equipos a objetivos concretos, servir de inspiración, construir relaciones positivas en la organización, trabajar en equipo, fijar metas ambiciosas y nuevos retos, promover el cambio, analizar y gestionar problemas y conflictos, comunicar de forma clara y eficaz y ser transparentes, honestas e íntegras.

Junto a esto, en otras áreas, como la conexión del equipo con el exterior, la innovación y la experiencia técnica y profesional, el estudio pone de manifiesto que no existen notables diferencias entre el liderazgo en las mujeres y en los hombres, que solo sobresalen respecto a sus colegas femeninas en la capacidad de desarrollar una visión estratégica de la compañía.

Apuestan por el autodesarrollo constante

La investigación de Zenger&Folkman también evidenció que es más probable que las mujeres busquen oportunidades para aprender y mejorar a lo largo de su carrera.

Si bien en las primeras fases de la vida profesional no percibieron equidistancia entre el interés por el autodesarrollo entre ambos géneros, conforme las carreras van progresando, el colectivo femenino se mantiene en constante aprendizaje y desarrollo, mientras que los hombres tienden a estancarse en su capacitación.

De hecho, mientras las mujeres, al final de sus carreras profesionales, se sitúan en el percentil 50 en cuanto a esta capacidad de autodesarrollo, los varones de la misma edad bajan, de media, hasta el percentil 40, diez puntos porcentuales menos.

Los equipos mixtos benefician a las empresas

Por último, otro estudio realizado por el MIT demuestra que aquellas empresas, que apuestan por la diversidad de género y el liderazgo de las mujeres en sus plantillas, consiguen conformar grupos de trabajo más productivos y creativos, puesto que esta práctica permite integrar un mayor conjunto de habilidades en el mismo equipo.

Y es que, a modo de analogía, un equipo de fútbol compuesto solo por delanteros (por muy efectivos que estos sean) no será capaz de distribuir bien el juego en el medio campo o parar los goles del contrario bajo la portería.

De hecho, según la investigación, solo con el simple gesto de convertir una oficina exclusivamente masculina o femenina en un entorno de trabajo mixto aumentaba los ingresos de la compañía en un 41%.

Por tanto, el liderazgo en las mujeres es un valor añadido que las empresas deben explotar. No se trata de elegir entre un género u otro, sino de saber aprovechar las capacidades que cada profesional presenta para enriquecer las plantillas, tanto en la base, como en los puestos directivos. ¿Cómo? En la Escuela Europea de Management disponemos del Curso Online Executive en Liderazgo y Gestión de Personas con el que desarrollar las capacidades directivas de mujeres y hombres.