902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

El liderazgo autocrático es el gran defenestrado en el management del siglo XXI, en aras de una dirección más democrática y horizontal, pero hay ocasiones en las que una administración más autoritaria es la opción más válida.

La revalorización de la autocracia

En una sociedad donde se ha idealizado en exceso las bondades del consenso y la toma de decisiones conjuntas, se hace necesario revalorizar el liderazgo autocrático como la alternativa más eficaz para determinadas situaciones.

“Si somos honestos y racionales, debemos admitir que hay situaciones, probablemente muchas, en las que dar a una persona el poder ilimitado para tomar una decisión por los demás es la mejor opción”, señala Rajeev Peshawaria en el artículo Is Consensus Always A Good Thing? publicado en Forbes. Imaginemos, si no, que un grupo de soldados tuvieran que debatir y consensuar qué acción adoptar cuando los están atacando.
Guía: Descubre cómo gestionar el talento para el liderazgo

De hecho, según una encuesta que realizó el experto en liderazgo y CEO en el Iclif Leadership and Governance Centre, el 74% de los participantes consideraban que los mejores líderes usan comportamientos autocráticos”. No hay que olvidar que este tipo de liderazgo directivo se integra dentro del liderazgo situacional, en el que el directivo adapta su gestión a las circunstancias de cada momento. Por tanto, los problemas vinculados a la autocracia no proceden del modelo en sí mismo, sino de un mal uso de los principios del mismo.  Incluso Steve Jobs, Nelson Mandela o Mahatma Gandhi han sido líderes autocráticos en algún momento de su vida.

La clave está, por tanto, en saber analizar las necesidades del momento. “Debemos recordar que el poder de decisión singular dado a la persona adecuada, en el momento correcto, en la cantidad correcta, es una de nuestras herramientas más efectivas”, señala Peshawaria, autor de Too Many Bosses, Too Few Leaders: The Three Essential Principles You Need to Become an Extraordinary Leader

¿Cuándo es recomendable el liderazgo autocrático?

Por las propias características del liderazgo autocrático, donde el poder se concentra en una sola persona, su utilización en las empresas es recomendable en las siguientes situaciones:

  • En situaciones de crisis. Igual que en ejemplo del batallón militar, cuando un equipo de trabajo sufre un grave imprevisto que requiere de una intervención inmediata, el hecho de que sea el líder el que tome las riendas de la situación agilizará el proceso, permitiendo encontrar una solución rápida a la crisis que impida que los efectos negativos se intensifiquen.
  • En proyectos de alto riesgo. En un sentido parecido, en aquellos sectores de actividad donde el desempeño profesional es peligroso, es necesario contar con un líder autocrático que indique la dirección a seguir de forma clara, directa y concisa. Sería el caso de los militares o de una cuadrilla de operarios especializados en demoliciones.
  • Con grupos inexperimentados. En aquellos casos en los que los trabajadores no cuentan con suficiente experiencia o conocimientos para acometer un proyecto o se trata de un equipo de nueva formación, es conveniente que sea una persona la que ostente el poder de decisión y guíe al grupo hacia la consecución de los objetivos.
  • En proyectos urgentes. Cuando es importante que una tarea esté culminada en un plazo corto de tiempo, la compañía no se puede permitir el lujo de abrir un debate de todo el equipo, pues es probable que no se cumpla la entrega. Por tanto, el liderazgo autocrático también es más efectivo que el democrático bajo estos términos.
  • Cuando hay poco margen de error. En estos supuestos, el líder autocrático será el encargado de establecer unas pautas y directrices uniformes y concretas para todos los empleados, de modo que el trabajo se desarrolle sin fallos.
  • Ante plantillas desmotivadas. Si los trabajadores no están implicados con los objetivos de la empresa, difícilmente van a sacar lo mejor de sí mismos para conseguirlos. En este escenario, el liderazgo autocrático posibilita que cada empleado se encargue de sus tareas, gracias a la orientación y control del directivo.

¿Te gustaría dominar todos los estilos de liderazgo y saber cuándo aplicar cada uno de ellos? Conviértete en un experto en management a través del Curso Online Executive en Liderazgo y Gestión de Personas de la Escuela Europea de Management.




New Call-to-action