902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

La ética empresarial tiene cada vez más relevancia en el éxito o fracaso de las organizaciones y, de hecho, el 87% de los profesionales estima que son una útil herramienta a la hora de lograr metas y objetivos, según el Barómetro de Valores y Ética Empresarial, publicado por la Fundación Generación Empresarial en base a una encuesta a más de 15.312 profesionales.

Sin embargo, según el citado trabajo, solo el 61% de los profesionales cree que los directivos actúen de acuerdo con los valores corporativos de la compañía, presentándose conflictos de ética empresarial que, en algunos casos, terminan con la salida del ejecutivo de la organización.

Faltas éticas en la C-Suite

En este sentido, Strategy&, la consultora de PwC, ha publicado recientemente el estudio Succeeding the long-serving legend in the corner office, en el que pone de manifiesto esta mayor preocupación por cuidar la ética empresarial de la C-Suite.

Según esta investigación, durante el año pasado, casi el 17,5 por ciento de los CEOs de las 2.500 compañías más grandes del mundo dejaron sus cargos, lo que representa la tasa más alta de salidas que el estudio ha contabilizado en su existencia. Es más, también el tiempo de permanencia de los ejecutivos cae notablemente, pasando de una media de 8 años registrada en 2000 a un promedio de 5 años en el puesto en la última década.

Sin embargo, esta mayor rotación de los miembros de la cúpula directiva de las compañías no es realmente lo más llamativo del informe, sino que el elemento más destacable es la razón de estas salidas de los CEOs.  Aunque la mayoría de los altos mandos abandonaron sus empresas en base a una sucesión planificada, ¿qué razones hay detrás de aquellos casos en los que son despedidos?

Por primera vez en la historia del estudio, las salidas forzadas de los CEOs tuvieron como causa principal la falta de ética empresarial (desde fraudes, sobornos o uso de información privilegiada hasta desastres ambientales, currículums inflados e indiscreciones sexuales), por encima de motivos relacionados con su desempeño financiero o problemas con la junta directiva.

En concreto, a nivel mundial, los despidos por errores éticos representaron 39 por ciento todas las sucesiones forzadas de 2018, frente al 35 por ciento que fueron motivadas por errores laborales y el 13 por ciento por conflictos con la Dirección. Por el contrario, hace una década, la ética empresarial estaba detrás solo el 10% de los despidos, frente al 35% causado por un mal desempeño y el 52 motivado por malas relaciones con la junta directiva.

La ética empresarial como prioridad

Estas cifras podrían argumentarse en base a un crecimiento de las irregularidades por parte de las grandes corporaciones, aunque la consultora afirma que no considera que este sea el caso. “El aumento en este tipo de despidos refleja varias tendencias sociales y de gobierno, incluida una intervención más agresiva por parte de las autoridades reguladoras y de la ley, nuevas presiones para la rendición de cuentas sobre el acoso sexual y la agresión sexual provocada por el surgimiento del movimiento «Metoo» y la creciente propensión de las juntas directivas a adoptar una postura de tolerancia cero hacia la conducta indebida de los ejecutivos”, sostiene el estudio.

Así, según señalan Per-Ola Karlsson, DeAnne Aguirre y Kristin Rivera eb Are CEOs less ethical than in the past?, la razón de que la falta de ética empresarial provoque la mayoría de salidas forzadas de los CEOs de las compañías se debe a que a 5 principales tendencias que han ido extendiéndose en los últimos 15 años:

  • La mayor conciencia del público respecto a la ética empresarial. La ciudadanía es hoy día más suspicaz, más crítica y menos tolerante con la mala praxis corporativa. Es más, el 58% de las personas desconfía en las empresas, según el Barómetro de Confianza, elaborado por Edelman en 2017.
  • El endurecimiento normativo. Muchos países han reforzado su regulación hacia legislaciones más proactivas y punitivas.
  • La globalización. Cada vez más compañías buscan el crecimiento en mercados emergentes donde aumentan los riesgos éticos y confían en cadenas de suministro globales que aumentan los riesgos.
  • El incremento de las comunicaciones digitales. En la era de la comunicación, las empresas y sus directivos están expuestos a un mayor control y supervisión por la sociedad.
  • La constante información. Este acceso universal a la información provoca que el ciclo de noticias gire 24 horas al día, 7 días a la semana, actuando como difusor y amplificador de cualquier quebrantamiento de la ética empresarial.

Conscientes de la importancia que tiene una conducta basada en valores, en la Escuela Europea de Management incluimos un bloque sobre ética empresarial y responsabilidad social corporativa en nuestro Curso Online Executive en Dirección General, para que los futuros directivos se conviertan en un ejemplo a seguir.