902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Entre los muchos estilos que existen para dirigir equipos, hoy nos centramos en el liderazgo participativo y las ventajas que ofrece para el proyecto.

Como es lógico, el liderazgo participativo deja un gran espacio para que todos los colaboradores del equipo encuentren su voz y puedan participar de las decisiones, lo que evidentemente aporta grandes ventajas al ambiente de trabajo y la consecución de lo objetivos propuestos.

Guía: ¿Qué cuestiones se plantean las empresas sobre la empleabilidad?

Ventajas del liderazgo participativo

Comenzamos ya sin más dilación marcando las ventajas que ofrece el liderazgo participativo en un equipo de trabajo:

  • Punto de vista variados: Como si de una gran tormenta de ideas se tratase, el liderazgo participativo ofrece al proyecto un número de puntos de vista enorme. Ya que todos los miembros del equipo tienen voz, cada uno de ellos aportará visiones que permiten enriquecer al producto.
  • Equipo de trabajo sólido: Otra de las ventajas que se obtienen implantando el liderazgo participativo está relacionada con la solidez del equipo de trabajo. Las interacciones entre los integrantes serán mayores, y los vínculos que se suelen generar crean uniones bastante sinceras y profundas.
  • Incentiva la iniciativa individual: Otro aspecto positivo que logramos con el liderazgo participativo es conseguir mantener al grupo más activo, implicado y capaz de mostrar iniciativa individual, lo que finalmente enriquecerá a todo el grupo y a cada proyecto en concreto.
  • Mejora la estrategia a seguir: Dado que los objetivos planteados tienen diferentes puntos de vista según las ideas aportadas por los colaboradores, la estrategia a seguir suele estar más contrastada y pensada, lo que siempre es un punto positivo.
  • Aumenta el feedback y la comunicación: Puesto que las decisiones planteadas en un proyecto con liderazgo participativo llegan de la mano de las aportaciones de los diferentes colaboradores, es evidente que el feedback y la comunicación entre los miembros del equipo aumenta y mejora, lo que redunda en beneficio de la consecución de objetivos.
  • Conocimiento del equipo: Puesto que el liderazgo participativo se basa en el concurso de todos los integrantes del equipo, cuyas opiniones y aportaciones se escuchan y respetan, también favorece el conocimiento más profundo del equipo, lo que permite una mayor facilidad a la hora de motivar y explotar las fortalezas de cada miembro.
  • Mayor motivación: Un trabajador que se siente escuchado y valorado en su puesto, siempre estará más y mejor motivado. Además, el hecho de que el líder lo conozca bien, también ayuda a que siempre tenga una actitud positiva ante los retos que se presentan y las tareas que ha de llevar a cabo.
  • Facilidad para incorporar ideas: Dado que las decisiones se toman en equipo y por consenso, el empleado siempre será menos reticente a aceptar los cambios en las políticas de empresa o dirigidas en cualquier otra orientación. De hecho, incluso puede aportar ideas positivas en este sentido.
  • Aprovecha el talento: Un empleado que se siente escuchado y valorado, pondrá todo de su parte para su desarrollo personal y profesional, y por ende, hará crecer a la empresa. Todo el talento del equipo estará implicado en el proyecto para que se obtengan los resultados deseables.

Como se puede observar, el liderazgo participativo, bien implantado, puede ser muy positivo y aportar grandes ventajas. Además, el hecho de motivar más y mejor a los colaboradores, también evita la rotación de personal, la adquisición y retención de talento y el crecimiento de una compañía.

 

Post relacionados:

New Call-to-action