902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

En un mercado competitivo, donde surgen productos y servicios mejorados cada día, las empresas se afanan en desarrollar nuevas propuestas para el consumidor que les distancien del resto del sector. Sin embargo, tan importante es la apuesta por la creatividad en la oferta como la innovación de procesos.

Pongamos el caso de una empresa de venta de juguetes infantiles que sufre una paulatina caída en los beneficios. Sus responsables se preguntan por qué no funcionan sus artículos entre el público y encaminan sus esfuerzos a crear nuevas líneas, cuando quizá el verdadero problema sea que tienen un sistema de producción ineficaz, que les obliga a elevar el precio de venta, o un método de distribución lento, que hace que los compradores opten por la competencia.

Esto no quiere decir que haya que dar de lado a la innovación de producto u olvidar reinventarse, sino que hay que incluir también dentro de la estrategia empresarial la innovación de procesos, entendida como la introducción de un nuevo sistema de producción o distribución.

De hecho, ha sido la innovación de procesos –y no de productos o servicios- lo que ha llevado a algunas compañías a dominar el mercado. Veamos algunos ejemplos.

[cta_hubspot id=3490]

FedEx: mejora de la red de distribución

Como empresa de paquetería y transporte, la distribución es la pieza clave de esta compañía. ¿Cómo podía ofrecer el mejor servicio del sector? Esta pregunta se la planteó su fundador, Frederick W. Smith.

Para lograr llevar los envíos en tiempo récord, el empresario decidió realizar un estudio científico basado en la topología –ciencia que estudia los cuerpos geométricos- para elegir el mejor sistema de reparto. La solución fue crear una base central que recepcionaba y clasificaba todos los paquetes de las ciudades del interior de Estados Unidos para remitirlos a sus destinatarios a la mañana siguiente en transporte aéreo.

Ikea: nuevo concepto de la venta

Hasta la llegada de Ikea, pocos consumidores hubieran permitido que su tienda de muebles habitual les vendiera una mesa o un sofá desmontado; todos esperábamos comprar el artículo en la tienda y disfrutarlo en casa, dejando las tareas de transporte y montaje a la empresa.

Pero, ¿y si disfrutamos de un mejor precio al asumir estas fases de la compraventa? Con esta filosofía de innovación en el proceso de venta, Ikea se han convertido en referencia indiscutible de su sector.

Inditex: los ‘armarios’ logísticos

La compañía de Amancio Ortega se caracteriza por vender ropa con diseños a la última a precios asequibles para la mayoría de la sociedad. Pero, aunque no es apreciable por los compradores que visitan sus tiendas, gran parte de su éxito se la debe a sus centros logísticos de alto rendimiento, donde se ha llevado a cabo una diferenciación entre las prendas colgadas y dobladas y una especialización de cada instalación en una marca del grupo.

Gracias a la innovación de procesos llevada a cabo por Inditex, estos grandes ‘armarios’ son capaces de abastecer a más de 6.300 tiendas de la compañía en cualquiera de los 87 mercados en un tiempo de 24 horas para Europa y de 48 para el resto del mundo, según los datos publicados en 2014 por Economía Digital.

Refrigeración Alcalaina Real: fabricación estandarizada

La innovación de procesos no es algo exclusivo de las grandes empresas y multinacionales. De hecho, los pequeños empresarios también deben dedicar parte de sus presupuestos a evaluar los procedimientos y diseñar planes de optimización de los mismos.

Es el caso de Refrigeración Alcalaina Real, una pyme de Jaén que ha implementado, a través de un programa del Centro Tecnológico Metalmecánico y del Transporte (CETEMET), un modelo de fabricación continua de productos estándares, habitual en grandes compañías automovilísticas, que reemplaza al sistema de producción de pequeñas series a través de herramientas de Lean Manufacturing.

[cta_hubspot id=3489]