902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Cuando una empresa inicia su andadura, la innovación es relativamente sencilla. Sin embargo, conforme los nuevos negocios maduran introducir novedades resulta más complicado. Ocurre algo similar que con las personas, que según cumplen años incorporan cada vez más experiencias vitales, de modo que les quedan menos vivencias nuevas.

Como explican los profesores del IESE Joaquim Vilá y Joan Badrinas, en su trabajo  An Innovation Management System to Create Growth in Mature Industrial Technology Firms,a medida que las empresas se consolidan, topan con obstáculos cada vez más importantes para seguir innovando; es habitual que necesiten defender un gran mercado o se enfrenten a unas proyecciones de crecimiento moderado o incluso estancado, limitando la innovación por las barreras de la explotación”.

En este mismo sentido, Vijay Govindarajan, experto en estrategia e innovación corporativa, explica en una entrevista exclusiva para el Management Herald, que “el error común que hacen los CEOs es pensar que la compañía ya ha sorteado la barrera más difícil en la innovación –encontrar una gran idea y un gran líder- cuando, de hecho, los desafíos más importantes aún están por venir”.

Por ello, el también profesor de la Dartmouth College’s Tuck School of Business recoge, en su libro 10 Rules for Strategic Innovators, junto a Chris Trimble, los desafíos que supone la coexistencia entre los nuevos negocios y los establecidos y las claves para superar estos retos del intraemprendimiento.

 

Guía: La importancia de la dirección general en la gestión de personas

Desafíos de los nuevos negocios

En cuanto a los retos a nivel de innovación que marcan el camino de las empresas consolidadas, Govindarajan señala los siguientes:

  • El desafío de olvidar. Muchos ejecutivos tienden a perpetuar aquellas estrategias que han sido exitosas, llegando a ser aceptadas por el global de los equipos como correctas e inalterables. Para evitar este estancamiento, es necesario que las compañías cuestionen en todo momento las acciones desarrolladas, ya sean nuevas o antiguas, si quieren potenciar la innovación en su seno.
  • El desafío de pedir prestado. Los nuevos negocios que se pongan en marcha dentro de las corporaciones pueden incrementar su éxito si, a la agilidad que supone la ausencia de la burocratización propia de proyectos consolidados, suman el aprovechamiento de los recursos y habilidades de la empresa matriz (relaciones con clientes, canales de distribución, redes de abastecimiento, marcas, credibilidad…).
  • El desafío de aprender. Como nuevo negocio, el intraemprendimiento no está exento de la evolución a lo largo de su curva de aprendizaje, mejorando paulatinamente su rendimiento.

Claves para el intraemprendimiento

¿Y cómo pueden superar los nuevos negocios estos tres retos? El experto señala 10 pautas para lograrlo:

  1. Potenciar un liderazgo que fomente la puesta en marcha de nuevas ideas que desarrollen o complementen la innovación inicial.
  2. Cuestionar la ortodoxia de la empresa madre, dando a los equipos la opción de llevar a cabo sus funciones de forma diferente.
  3. Poner a disposición de estos proyectos de intraemprendimiento los activos de los que dispone la compañía.
  4. Experimentar a través de las nuevas iniciativas, siendo conscientes de que el éxito de una idea no puede conocerse hasta que esta se ha puesto en marcha.
  5. Construir los nuevos negocios desde cero, con recursos, estructura, sistemas y cultura propios, para evitar que quede salpicado por la memoria institucional, repitiendo comportamientos anteriores.
  6. Apaciguar las comunes tensiones y disputas que se generan de forma habitual entre la compañía matriz y el proyecto innovador.
  7. Procurar que el nuevo emprendimiento desarrolle su curva de aprendizaje sin interferencias.
  8. Evitar que el interés, la influencia, la competencia interna y la política de la corporación influyan en los nuevos negocios, dejándoles la capacidad de analizar y predecir sus resultados.
  9. Valorar el aporte a nivel de conocimiento que ha arrojado el proyecto, en lugar de tener en cuenta el éxito o fracaso del mismo, pues en ambas situaciones, la compañía obtendrá información valiosa.
  10. Incorporar el espíritu emprendedor dentro de la cultura organizacional de la empresa de forma temprana.

 

New Call-to-action