902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Numerosos estudios confirman que el trabajo en equipo contribuye a la mejora del clima laboral, el incremento de los índices de satisfacción de los trabajadores y el aumento de la productividad de la empresa. No obstante, conseguir equipos de trabajo cohesionados y eficaces, requiere de un ejercicio de liderazgo por parte de los directivos de la compañía, una misión tan útil como complicada.

Para lograr esta sinergia entre liderazgo y trabajo en equipo, existen una serie de claves que van a permitir a los ejecutivos y responsables, estrechar los lazos de sus trabajadores.

 

Guía: Descubre cómo gestionar el talento para el liderazgo

Reclutando a los perfiles idóneos

La puesta en marcha de un equipo de trabajo comienza en el proceso de reclutamiento de personas. Será aquí donde la empresa decida con qué perfiles quiere nutrir la plantilla, en función de sus objetivos y necesidades.

No se trata de buscar a los mejores profesionales, sino a los más adecuados para los puestos concretos. A modo de ejemplo, es cierto que la fruta y la verdura constituyen uno de los alimentos más saludables para las personas, pero para que la dieta sea equilibrada también debe incluir carnes, pescados, grasas e hidratos de carbono.

Para que el equipo de trabajo consiga la armonía, el líder deberá tener en cuenta no solo las competencias técnicas y habilidades de cada miembro, sino también su compromiso con el proyecto y disposición.

Allanando el terreno

Una vez conseguidas las piezas, el siguiente paso en la relación liderazgo y trabajo en equipo reside en la capacidad de crear un clima laboral propicio para la colaboración entre los trabajadores.

¿Cómo se consigue? Estableciendo, desde el primer momento y con suma claridad, los objetivos del proyecto, las misiones de cada integrante y las expectativas del líder respecto al grupo, y facilitando la comunicación multidireccional dentro del equipo, para promover el diálogo, la creatividad y la transferencia de ideas e iniciativas.

Optimizando los recursos

La creación de equipos de trabajo de alto rendimiento no es cuestión de un día o una semana. El ensamblaje de los miembros entre sí y respecto a las metas de la empresa requiere un periodo de adaptación y, por supuesto, de capacitación.

Los responsables de los equipos de trabajo no pueden limitarse a asignar unos roles y esperar los resultados, sino que es necesario implementar un proceso de mejora continua de los empleados, que permita afianzar las fortalezas de cada individuo y suplir las carencias de los colaboradores. La formación de los empleados funciona como el aceite del motor, posibilitando el engrasado de la maquinaria y evitando la fricción.

Fomentando el feedback

Son personas las que conforman los grupos de trabajo y, como en toda interacción humana, los conflictos van a estar presentes. De ahí que una comunicación abierta y fluida entre los líderes y los trabajadores sea vital para mantener al equipo cohesionado y alineado con la empresa.

Este diálogo debe estar presente de forma permanente e intensificarse en el mismo momento en el que el líder detecte el inicio de una controversia entre sus trabajadores, si no quiere que una simple disputa entre dos compañeros se convierta en un problema que intoxique a todo el grupo.

Integrando a los miembros

Se trata de incrementar el sentido de pertenencia de los empleados al grupo y, por ende, a la empresa, con el fin de mejorar su compromiso e implicación con el proyecto.

Para ello, los líderes tienen a su disposición numerosas herramientas, desde la organización de eventos grupales externos, viajes de empresa o premios al mejor trabajo en equipo, hasta el reconocimiento de los éxitos como resultado de la unión de fuerzas de los colaboradores.

Como dijo el entrenador de fútbol americano Paul ‘Bear’ Bryant: “Son tres las cosas que le diría a un equipo para ayudarlo a mantenerse unido: Cuando algo resulta mal: yo lo hice. Cuando algo resulta más o menos bien: nosotros lo hicimos. Cuando algo resulta realmente bien: ustedes lo hicieron”.

 

New Call-to-action