902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Hay personas que, nada más entrar en la habitación, acaparan todas las miradas. Tienen ese Je ne sais quoi  –como dicen los franceses- que les hace especiales y cautivadores. Compañeros que consiguen el favor de sus colegas nada más incorporarse a la empresa sin una razón concreta, o directivos que son capaces de motivar a la plantilla.

Aunque se trata de una habilidad intangible de difícil definición, lo cierto es que esta capacidad de ganarse el respeto y la confianza de los demás es considerada un factor de éxito en el ámbito empresarial. Pero, ¿qué es esta cualidad, cuáles son sus características y, sobre todo, cómo ser inspirador?

Guía: Descubre cómo gestionar el talento para el liderazgo

Definición del líder inspirador

Según la Real Academia de la Lengua Española, inspiración es ese “estímulo que anima la labor creadora en el arte o la ciencia“, por lo que para interiorizar cómo ser inspirador es necesario reunir las características que provocan que una persona o grupo sienta ese deseo creativo.

Como señala Mariano Opere, director de Estudios del Grupo P&A, en un artículo para la revista APD, “ser inspirador no se basa en un único grupo de atributos o valores, sino que el líder puede utilizar una variedad de comportamientos convenientemente alimentados por su enfoque emocional profundo“.

¿Cuáles son estos atributos? En este sentido, los expertos en Liderazgo y Recursos Humanos Jack Zenger y Joseph Folkman llevan décadas investigando a los directivos empresariales. Así, tras estudiar a cerca de 15.000 líderes de todo el mundo, llegaron a la conclusión de que la habilidad de inspirar a otros, según explican en el trabajo The Inspiring Leader: Unlocking the Secret Behind How Extraordinary Leaders Motivate está estrechamente relacionada con diez características o actitudes:

  1. Desarrollan una estrecha conexión emocional con todos los compañeros de trabajo.
  2. Establecen metas ambiciosas.
  3. Poseen una visión estratégica clara.
  4. Dominan las habilidades comunicativas.
  5. Potencian la mejora y capacitación de los demás.
  6. Apuestan por la colaboración de los profesionales y el trabajo en equipo a todos los niveles.
  7. Son innovadores.
  8. Toman la iniciativa.
  9. Promueven el cambio para superar los nuevos desafíos.
  10. Son un modelo de conducta para otros.

Beneficios de las personas inspiradoras

Según Zenger&Folkman, la capacidad de inspirar a otras personas es la mayor cualidad que puede poseer un líder, pues conlleva los siguientes beneficios:

  • Impulsa un mayor desempeño de todo el equipo.
  • Incrementa notablemente la satisfacción de la plantilla y su compromiso con la empresa.
  • Es la competencia que los empleados consideran más necesaria respecto a sus jefes.

De hecho, los estudios realizados en la materia ponen de manifiesto que uno de cada tres trabajadores que tiene un jefe con capacidad inspiradora media se había planteado dejar su empleo, una cifra que se reduce a la mitad cuando el directivo sí que se encontraba en el percentil superior.

Paradójicamente, a pesar de ser la habilidad más valorada por los empleados a partir de evaluaciones 360º y la marca la diferencia de los líderes extraordinarios, es sin embargo la competencia que menos se aprecia por el Capital Humano en las empresas de las 16 características analizadas.

 

Cómo ser inspirador

Ante esta situación, cabe preguntarse si podemos desarrollar esta cualidad o se trata de una aptitud innata. A pesar de la complejidad del propio concepto, cada vez son más los expertos en liderazgo inspirador que lo concibe como una habilidad que puede ser aprendida y mejorada. 

En este sentido, Zenger&Folkman, en el artículo 25 Methods for Inspiring Others: Developing Coaching Skills for All Leaders aportan una serie de pautas o consejos para mejorar esta habilidad y evolucionar en el objetivo de cómo ser inspirador:

  1. Cumplir con los compromisos adquiridos y mantener las promesas que se realicen a los demás.
  2. Tratar a las personas de manera justa y equitativa en cualquier situación.
  3. Poner el foco de atención en lograr los objetivos más importantes sin caer en distracciones.
  4. Mantener una actitud entusiasta y enérgica respecto a sus funciones y metas.
  5. Tratar de que los colaboradores comprendan el porqué de las decisiones, sin limitarse exclusivamente a dar directrices a los subalternos.
  6. Preocuparse de forma sincera y auténtica por las personas con las que trabaja.
  7. Mostrar un sólido código ético y valores que imperan en cualquier escenario.
  8. Contagiar el entusiasmo al resto de la empresa durante la puesta en marcha de nuevas iniciativas.
  9. Comunicarse con todos los empleados de forma clara, lo que implica tanto ofrecer la información precisa como saber practicar la escucha activa.
  10. Tener en cuenta las necesidades y requerimientos de toda la organización, no solo de su equipo de trabajo.
  11. Impulsar la creatividad e innovación entre los profesionales que con él colaboran.
  12. Evitar la multitarea, centrando la atención en la actividad que está desarrollando en cada momento.
  13. Buscar que los empleados desarrollen todo su potencial, facilitándoles los recursos e instrumentos para que puedan capacitarse y crecer profesionalmente.
  14. Basar las relaciones interpersonales en el respeto total hacia las personas.
  15. Alinear los objetivos individuales y grupales con las metas estratégicas de la compañía.
  16. Promover la cooperación entre los distintos miembros del equipo, solventando los conflictos que puedan surgir en su seno.
  17. Reconocer los aciertos y logros de los trabajadores, incentivando su motivación intrínseca.
  18. Gozar de una alta energía y actitud positiva a pesar de los problemas, priorizando la búsqueda de soluciones por encima de la identificación de culpables o lamentaciones.
  19. Comprender las necesidades y demandas de los clientes, dirigiendo la actividad empresarial hacia su satisfacción.
  20. Empoderar a los colaboradores, invitándoles a que realicen aportaciones y sugerencias sobre los proyectos de la empresa.
  21. Propiciar que todo el mundo intervenga con sus ideas para enriquecer la toma de decisiones.
  22. Contagiar a los equipos con la visión de la compañía.
  23. Trabajar la confianza de los profesionales para que estos le sigan como guía.
  24. Ser proactivo, apostando por la mejora continua.
  25. Actuar con sinceridad, tanto cuando debe trasladar información positiva como negativa.

¿Quieres adquirir todas estas habilidades inherentes al líder inspirador? En la Escuela Europea de Management contamos con el Curso Online Executive en Liderazgo y Gestión de Personas, mediante el cual el alumnado puede desarrollar sus capacidades en este ámbito empresarial, adquiriendo los conocimientos para tomar decisiones, gestionar equipos, asumir la dirección y mejorar sus habilidades interpersonales.

 

Post relacionados:

 





New Call-to-action