902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Proveniente de la palabra griega strategos, que significa general o jefe del ejército, el concepto de estrategia de negocios ha sido descrito por la mayoría de autores como una herramienta de planificación de futuro de las empresas.

Por ejemplo, para Alfred Chandler JR., supone “la determinación de metas y objetivos básicos de largo plazo de la empresa, la adopción de los cursos de acción y la asignación de recursos necesarios para lograr dichas metas”, como recoge en su libro Strategy and structure.

Por su parte, en La estrategia de la empresa, Igor Ansoff, la concibe como “el lazo común entre las actividades de la organización y las relaciones producto-mercado tal que definan la esencial naturaleza de los negocios en que está la organización y los negocios que la organización planea para el futuro”.

Mientras, los autores de Administración y Estrategia, Eduardo Kastika, Jorge Hermina y Roberto Serra, definen la estrategia de negocios como “la adaptación de los recursos y habilidades de la organización al entorno cambiante, aprovechando las oportunidades y evaluando los riesgos en función de los objetivos y metas”.

Guía: Claves para el éxito en la gestión de personas


Sin embargo, Henry Mitzberg va un paso más allá en su concepción de la estrategia de negocios y describe este instrumento desde cinco perspectivas diferentes, lo que “puede ayudar a maniobrar en este difícil campo”, según sostiene el autor en Las cinco Ps de la Estrategia.

¿Cuáles son estas cinco variantes?

La estrategia de negocios como plan

Siguiendo el concepto más extendido, la estrategia de negocio como plan se refiere a la elaboración de un “curso de acción conscientemente determinado para abordar una situación específica”.

Se trata de fijar una guía con los pasos a desarrollar para la consecución de los objetivos marcados y, por tanto, la estrategia cuenta con un propósito concreto y se prepara de forma anticipada a la acción en sí.

La estrategia como pauta

No obstante, la estrategia de negocio también puede señalar a una acción concreta para ganar al competidor mediante una maniobra.

Como explica Mitzberg, una corporación pueden anunciar un ficticio plan de expansión para desanimar a la competencia a ampliar su mercado en una determinada zona; en este caso, la estrategia será la artimaña, no el proyecto de ampliación en sí.

La estrategia como patrón

Junto a su concepción como plan general o acción específica, la estrategia de negocios también hace referencia a la consistencia en el comportamiento, es decir, a la existencia de un modelo repetido en el tiempo, sea de forma intencionada o no.

Así, podemos ver una estrategia de negocios en el comportamiento errático de una compañía, como General Motors: “Hace un poco de todo hasta que el mercado decida dónde va”, publicó el Business Week. O en la decisión de Ford Motor Company de fabricar su modelo T solo en negro.

La estrategia como posición

Mitzberg no olvida que las organizaciones no actúan solas en el mercado, sino que su actividad está directamente influida por el resto del tejido empresarial.

Por ello, completa el término estrategia de negocios con una concepción como posición, referida al medio para ubicar una organización en el entorno, integrando dentro de su definición la interacción que mantiene la empresa con el resto de compañías del sector, los mercados y la sociedad.

La estrategia como perspectiva

Mientras la estrategia como posición observa lo que sucede alrededor de la compañía, esta quinta variante del término estrategia dirige la mirada hacia el interior de la organización, identificando cuáles son los elementos y características que van a definir a la empresa a largo plazo. Innovación en el caso de Apple o “calidad, servicio y limpieza” en el de McDonalds.

En este caso, “la estrategia es para la organización lo que la personalidad es para el individuo”, puntualiza Mitzberg en su obra.

 

New Call-to-action