902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

“Yo soy yo y mis circunstancias”, decía Ortega y Gasset. Esta cita puede aplicarse al mundo empresarial, donde el éxito va a depender tanto de las características propias de la compañía, como del escenario en el que desarrolla de actividad. Para evaluar ambos factores, contamos con el DAFO análisis, una herramienta de gran utilidad en la planificación estratégica.

Definición de análisis DAFO

Las primeras referencias al DAFO análisis se encuentran en el libro Business Policy. Text and Cases, escrito por los profesores de la Universidad de Harvard C. Roland Christensen, Kenneth R. Andrews, Joseph L. Bower, Richard G. Hamermesh y Michael E. Porter.

La novedad introducida por estos expertos está en la aportación de una visión integral a la hora de evaluar la situación de las empresas: mientras que los instrumentos existentes hasta el momento se limitaban a valorar los parámetros internos de una compañía, el DAFO análisis se interesa también por el entorno en el que la organización opera de cara a la toma de decisiones y la planificación empresarial.

“Es una herramienta estratégica que permite analizar un diagnóstico integral de la situación actual de la empresa e identificar los factores estratégicos clave para conseguir el éxito de la organización”, según la definición aportada por Pilar Caballero Sánchez de Puerta en el libro Estrategia y organización comercial. Manual teórico.

El gran poder del DAFO análisis, también llamado FODA o –por sus siglas en inglés- SWOT, radica en su simplicidad, pues permite obtener de forma sencilla, rápida y esquemática, una evaluación previa, según apunta Luis Muñiz González en Planes de negocio y estudios de viabilidad. Además, el DAFO análisis puede llevarse a cabo a diferentes niveles, desde una perspectiva individual, hasta una perspectiva departamental, divisional o corporativa.

Parámetros del DAFO análisis

¿Qué elementos hay que tener en cuenta para hacer un DAFO análisis? Son cuatro los puntos que debemos evaluar:

  • Factores internos: dirigidos a determinar cuáles son los puntos fuertes y débiles de la organización a nivel de producción, organización, finanzas, marketing y recursos humanos, de modo que podamos potenciar los primeros y subsanar los segundos.
    • Fortalezas: ventajas competitivas de la compañía, como la capacidad de innovación tecnológica, la apertura a nuevos mercados, la experiencia en el sector, el aprovechamiento de las economías de escala, la cualificación del personal, un sobresaliente posicionamiento online…
    • Debilidades: limitaciones al desarrollo del negocio, como inestabilidad financiera, tecnología obsoleta, poca cualificación del capital humano, escasez de recursos, exceso de stock…
  • Factores externos: encaminados a descubrir las posibilidades y obstáculos ajenos existentes en el sector concreto, el mercado, la competencia y el entorno y que van a influir en el éxito de la empresa.
    • Oportunidades: factores externos que tienen o pueden tener un impacto positivo para la compañía, como una nueva legislación que favorezca la actividad empresarial, cambios de tendencia en el comportamiento del consumidor, desaparición de competidores, surgimiento de nuevos nichos de mercado…
    • Amenazas: obstáculos o límites al desarrollo de negocio que pueden dificultan la posición competitiva de la empresa, mercado copados, regulación más exigente, crisis económica global…

Guía: Claves para el éxito en la gestión de personas

Aplicación del análisis DAFO

Para facilitar su visualización, el DAFO análisis suele representarse en una matriz, dividida en cuatro sectores. Ahora bien, como puntualiza el trabajo Mejora continua del servicio de la Office of Government Commerce, para que el DAFO análisis sea realmente efectivo, es necesario alinear la evaluación con la visión, misión, metas y objetivos de la organización, pues de otro modo se destinará recursos a unos objetivos equivocados. Además, dados los constantes cambios que se producen en la actualidad en los mercados, el DAFO análisis debe estar en constante actualización.

Hecho esto, cruzando los aspectos positivos del análisis interno y externo, es decir, las oportunidades y fortalezas y las amenazas y debilidades, podremos obtener información para aplicar un enfoque CAME, es decir saber cómo Corregir las debilidades, Afrontar las amenazas, Mantener las fortalezas y Explotar las oportunidades.

¿Cómo debemos actuar con esta información? En este sentido, según desglosa Mariam Kiziryan en el artículo Análisis DAFO, existen cuatro estrategias generales de actuación para las organizaciones:

  • Estrategias ofensivas: se trata de utilizar las oportunidades del mercado para contrarrestar las debilidades de la organización.
  • Estrategias defensivas: consiste en reducir los obstáculos externos que generan vulnerabilidades a partir de las fortalezas de la compañía.
  • Estrategias de reorientación: el objetivo es corregir las debilidades de la empresa a través de las oportunidades del entorno.
  • Estrategias de supervivencia: pasa por reducir las debilidades internas para sobrevivir a las amenazas externas.

Si quieres saber más sobre planificación estratégica, te invitamos a unirte al Curso Online Executive en Dirección General de la Escuela Europea de Management, donde podrás adquirir los conocimientos y habilidades necesarios para desarrollar una eficaz gestión empresarial y liderazgo y descubrir nuevos enfoques y herramientas de directa aplicación al trabajo.



New Call-to-action