902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

¿Quién no ha organizado una reunión de amigos en la que uno ponía la comida, otro la preparaba, un tercero se encargaba de las bebidas y un cuarto dejaba su casa como lugar de celebración? Esta unión de recursos en el ámbito familiar es, guardando las distancias, el espíritu de las alianzas estratégicas, donde varias entidades jurídicas deciden aunar fuerzas en aras de un objetivo común.

Como señaló Jack Welch, CEO de General Electrics, en un discurso ofrecido en 1987 en la Harvard Business School, “las alianzas estratégicas son críticas para ganar con una base global; el modo menos atractivo de tratar de ganar globalmente es pensar que usted solo puede con el mundo”.

 

Guía: Claves para el éxito en la gestión de personas

Concepto de alianza estratégica

En un mundo cada vez más globalizado, son pocas las empresas que disponen del poder suficiente para llevar a cabo todas sus metas de forma autónoma. Incluso así, el impacto al que puede llegar una persona jurídica con el apoyo de otra compañía puede ser positivo, a pesar del reparto de los beneficios. “Ninguna empresa es una isla. En un mercado interdependiente, cada compañía tiene que pensar en términos de trabajar con otras si quiere competir en el mercado global”, resalta Akio Morita.

Según Francisco Luis Sastre Peláez, en su tesis doctoral La Empresa es su Resultado, “las alianzas estratégicas son acuerdos organizativos y políticas operativas en el seno de los cuales organizaciones independientes comparten la autoridad administrativa, establecen vínculos sociales y aceptan la propiedad conjunta”.

Ahora bien, aunque estas uniones puntuales corporativas requieren que cada parte aporte menos recursos que en el caso de que iniciara el proyecto de forma independiente y pueden facilitar el acceso a los mercados, la desconfianza entre las organizaciones implicadas o la incompatibilidad organizativa de cada compañía pueden hacer que el acuerdo sea un fracaso.

Como señala David Ernst, autor del libro Collaborating to Compete, los problemas surgen cuando las empresas conciben las alianzas estratégicas como la solución a todos su problemas, sin estudiar si existen opciones más adecuadas a su situación.

Por ello, Peter Drucker señala, en Los desafíos de la gerencia para el siglo XXI, los elementos clave para llegar a uniones exitosas:

  • Estudiar los objetivos de la compañía “madre” y la estrategia a seguir en el proyecto “hijo”.
  • Fijar todos los términos en un acuerdo previo, desde la aportación y responsabilidades de cada compañía hasta la duración y condiciones de disolución de la alianza.
  • Concretar el sistema de administración y toma de decisiones del proyecto común.
  • Establecer las pautas que regirán los posibles conflictos internos que puedan surgir durante el desarrollo de la alianza.

Ejemplos reales de alianzas estratégicas

A lo largo de toda la historia hemos visto alianzas estratégicas de todo tipo y con diversos objetivos.

La compañía Starbucks es una experta en este tipo de uniones. Así, en 1993, se asoció con las librerías Barnes y Nobles para instalar  cafeterías en sus sucursales, beneficiando a ambos minoristas; en 1996, se alió con Pepsico para embotellar, distribuir y vender su bebida Frappacino; y posteriormente, se vinculó a United Airlines para que el café servido en los vuelos fuera el suyo.

También es conocido el acuerdo entre Apple y Clearwell para desarrollar E-Discovery para el iPad, una plataforma para conseguir documentos e información de forma legal.

Por su parte, la farmacéutica Eli Lilly ha llegado a alianzas estratégicas con numerosas entidades de todo el mundo dedicadas a la investigación, el desarrollo, y la comercialización, como con la compañía belga Galápagos, para desarrollar tratamientos para la osteoporosis, o la canadiense BioMS, para trabajar contra la esclerosis múltiple.

Las alianzas estratégicas también pueden ser para campañas puntuales, como la protagonizada por Waze y Allianz, donde la aseguradora daba la opción a sus clientes de personalizar los comandos de voz del navegador por voces semejantes a sus familiares o amigos.

¿Y recuerdas el famoso salto desde la estratosfera de Felix Baum Baumgartner? Red Bull y GoPro fueron los responsables de las impactantes imágenes.

 

New Call-to-action