902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Imagina que acudes a un informático para arreglar el ordenador y, cuando entras en el establecimiento, compruebas que el técnico aún trabaja con el sistema MS-DOS. ¿Le dejarías tu portátil a alguien cuya formación quedó estancada en los 80?

El éxito de las empresas radica su capacidad para adaptarse a los nuevos escenarios y es aquí donde entran en juego las capacitaciones del personal. Contar con trabajadores formados en los últimos avances de su sector es la vía para lograr un óptimo desempeño profesional.

 

Guía: Claves para el éxito en la gestión de personas

Panorama actual del desarrollo profesional

Según el informe Estrategia de competencias de la OCDE: construyendo una estrategia de competencias para España, publicado en 2015 por la Organisation for Economic Co-operation and Development, España cuenta con 10 millones de adultos con bajo nivel de competencias de los que más de un tercio seguirá en el mercado de trabajo 20 años.

Además, existen “muy pocos” titulados universitarios con altos niveles de competencias para satisfacer la demanda del mercado y, aunque se cuenta con muchos graduados, su formación no se adecua a las necesidades actuales, según esta investigación.

De ahí que más de la mitad de los directivos admitan que la escasez de talento está generando un impacto negativo sobre su capacidad de respuesta ante las necesidades de los clientes, según el estudio Gestión de Talento: Acelerando el rendimiento empresarial Tendencias, retos y prioridades a nivel mundial de Manpower Group.

Razones para promover las capacitaciones profesionales

Por lo tanto, teniendo en cuenta que el potencial de una compañía reside en la suma de las capacidades de sus integrantes, los directivos deben ser conscientes de la necesidad de incluir programas de formación y desarrollo profesional del capital humano, lo que reportará los siguientes beneficios para la empresa:

  • Mejora el rendimiento y la productividad de los equipos. Al aumentar el conocimiento de los empleados y potenciar el mejor manejo de las herramientas que utilicen en el desarrollo de sus funciones, los trabajadores podrán realizar sus tareas de forma más eficiente y efectiva, lo que convertirá a los equipos en más productivos.
  • Contribuye a la eliminación de deficiencias. Las capacitaciones de los profesionales permiten reconducir los procesos que se llevan a cabo en el ámbito laboral, subsanando los errores que se estaban cometiendo, evitando los accidentes laborales y potenciando las fortalezas. Por ejemplo, los fallos de un empleado pueden venir provocados por su desconocimiento sobre el funcionamiento de un nuevo software informático, una situación que puede solucionarse con una simple acción formativa.
  • Incrementa los beneficios económicos. Como consecuencia de contar con trabajadores competentes, la rentabilidad de la compañía se verá aumentada.
  • Potencia la satisfacción de los empleados. Los trabajadores que tienen acceso a formación se muestran más satisfechos y motivados, lo que repercutirá positivamente tanto en el ambiente laboral como en el desempeño individual.
  • Facilita la autonomía de la plantilla. Si los profesionales cuentan con la formación necesaria para su puesto, la necesidad de supervisión directa por parte de los responsables se verá reducida, concentrándose los esfuerzos en conseguir los objetivos, por parte de los trabajadores, y en coordinar y guiar al equipo, por parte de los directivos.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action