902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Seguro que has oído en muchas ocasiones que ser jefe no implica ser líder. Este concepto suscita cada vez mayor interés porque solamente con una gestión de equipos de trabajo adecuada se puede conseguir la máxima productividad y la excelencia en una organización. Pero, ¿qué debes tener en cuenta si eres tú el que se encarga de liderar a un grupo de personas dentro de un departamento de la empresa? ¿Qué debes exigirle y cómo debes comportarte con cada uno de ellos para obtener su máximo esfuerzo? La verdad es que existen muchos métodos para la gestión de trabajadores, pero hoy queremos explicarte algunas habilidades en las que debes trabajar.

En realidad, existen numerosas habilidades que un buen líder ha de dominar. Dependiendo de la empresa en la que ejerza su función, así como del equipo de trabajo en cuestión, unas serán más importantes que otras. Lo que pretendo en este artículo es resumir todas aquellas cuestiones sin las que no puedes alcanzar un liderazgo eficiente, y con ese término me refiero específicamente a que la gente te secunde en tus decisiones, que te apoyen, y que se mantengan a tu lado hasta alcanzar los máximos objetivos que os habéis planteado como equipo de trabajo liderado por ti.


Guía gratuita: Cómo potenciar el desarrollo personal y profesional

Las 5 habilidades que un buen líder debe potenciar

La comunicación es una de las bases fundamentales de la gestión de equipos de trabajo. Sin ella, cualquiera de las otras habilidades necesarias pasa a un segundo plano porque no podrá ser, ya que no se entenderá correctamente. Sin embargo, también se considera importante que como líder tengas destrezas empáticas, de adaptación, de confianza, y de actuación. Como son términos que necesitan ser comprendidos a fondo, vamos a analizar uno a uno a continuación.

Gestión de equipos de trabajo: la importancia de la comunicación

Comunicar no solo implica expresar correctamente tus ideas. Implica asegurarte de que las demás personas las entienden y tienen los conocimientos necesarios para ejecutarlas. La gestión de equipos de trabajo requiere de un análisis previo de cada discurso en el que se analice que tipo de tareas se le encargan a cada cual. Hay que asegurarse de que estás ante el candidato más óptimo para ese desempeño. Una vez hecha esa selección, no basta con indicar las instrucciones, o poner en común las propuestas para el objetivo del grupo. El líder debe asegurarse de que no quedan dudas, y de que se ha entendido todo el proceso. Solo de ese modo podrás conseguir el máximo rendimiento de tu equipo.

La empatía

Hay líderes que son buenos comunicadores, pero que no terminan de convertirse en un buen gestor de equipos. Lo que les falta a estas personas es la cualidad empática. Entender al otro, ponerse en su piel, y ser capaz de ver las cosas como esa persona las ve no solo es una cualidad básica del liderazgo excelente. Se convierte en algo necesario para mantener una buena gestión de equipos de trabajo. Si el equipo que trabaja contigo no se siente comprendido y valorado no van a sacar el máximo de sí mismos.

La adaptación

La empresa pasará por diversas etapas, buenas y malas a lo largo de su historia. Es responsabilidad de un buen líder saber adaptarse a cada circunstancia del negocio. Por ejemplo, cuando las cosas van muy bien, debe moderar su entusiasmo. El objetivo es evitar que la euforia haga que abandone la concentración y el buen hacer que les ha llevado hasta esa posición. En los malos momentos tendrá que aprender a lidiar con su propio análisis de fracaso evitando contagiar a los demás. Apoyarse en su equipo para encontrar soluciones es la mejor de las opciones para salir de ese bache.

La confianza

La gestión de equipos de trabajo requiere de una confianza mutua entre el líder y los que conforman el equipo. La persona que los lidera debe ser capaz de delegar. Debe confiar en que cada uno de los individuos que colabora con él va a dar lo mejor de sí mismo para lograr finalizar el proyecto. Al mismo tiempo, cada uno de estos individuos deben confiar plenamente en las habilidades de su líder para llevarlos hacia las metodologías más adecuadas que les otorguen el mejor de los resultados.

La actuación

Un buen líder debe saber cuándo ha de actuar y cuándo ha de meditar. No tomar una decisión en el momento acertado puede tirar por tierra el trabajo de todo un equipo. Si eres de esas personas que son un tanto indecisas. De las que no terminan de dar ese salto que en un primer momento puede parecer mortal. Te aconsejo que te sigas formando acerca de este tema y aprendas estrategias de actuación que repercutan en los resultados de todo el equipo.

¿Cuál de estas habilidades son las que mejor has trabajado en tu carrera profesional? ¿En cuáles crees que podrías todavía mejorar?

Post relacionados:




New Call-to-action