902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Más allá de las competencias propias del líder moderno, todas ellas necesarias (precisamente en GRUPO P&A propugnamos el modelo Extraordinary Leader de Zenger|Folkman basado en el desarrollo de competencias), un gran líder –un líder extraordinario– tiene unos rasgos que le caracterizan. Son estos:

1. Líder Coach

El desarrollo de los colaboradores, de su potencial, es una competencia que se exige cada vez mas al líder, pues ellos deben valerse por sí mismos para tener agilidad de respuesta ante el cliente (sea interno o externo) y añadir cada vez más valor a tu tarea.

El líder coach es el líder que se preocupa por planear el crecimiento personal y profesional de cada una de las personas de su equipo.

Son actividades propias de un líder coach:

  • Entrenar directamente a sus colaboradores
  • Facilitar la formación de sus colaboradores fuera del equipo
  • Analizar los comportamientos y los progresos de su gente
  • Formular preguntas poderosas a su gente
  • Darles feed-back (correctivo y de apoyo) sobre sus progresos

Como ejemplo ilustrativo podemos comparar a la empresa del siglo XX con la del siglo XXI utilizando un símil:

piragua En el siglo XX la empresa era como una piragua dirigida por un capitán en la que todos reman al unísono a cada orden del mismo, con un solo movimiento sincronizado
rafting En el siglo XXI la empresa es como una embarcación de rafting, que necesita que todos sus miembros hagan fuerza de avance en la misma dirección, en aguas muy inestables y turbulentas, donde cada cual tiene libertad de movimientos

Por tanto, para que ello sea posible se precisa de un equipo con talento, propugnado por el líder.

Guía gratuita: Descubre cómo gestionar el talento para el liderazgo

2. Líder Tecnológico

Nuevos tiempos conllevan nuevos retos. Dos de ellos son claros: ahorro de costes y agilidad de respuesta. Afortunadamente, el líder moderno tiene hoy en día herramientas para superar dichos retos a partir de las posibilidades que le brindan las llamadas nuevas tecnologías. Adaptarlas y adaptarse a ellas es un factor diferencial y de ventaja competitiva.

El líder que denominamos tecnológico es el que está familiarizado con todas las herramientas a su alcance, las utiliza para su trabajo y mantiene contactos adecuados y productivos a través de las redes sociales (para comunicar, para posicionarse, para configurar su marca personal). Hablamos de la práctica habitual del correo, de las redes sociales, del manejo de dispositivos, de las reuniones a distancia, etc… Esto le permite superar los dos retos.

3. Líder Visionario

Todo líder tiene Visión de lo que es y quiere que sea su organización, empresa, área, delegación, departamento, parcela de trabajo, etc…, que plasma en un proyecto, y la comparte. Es una de las características que distingan a lo grandes líderes de los puramente gestores.

4. Líder Valiente

Valor, coraje, decisión, empuje son características que debemos encontrar en el líder moderno. En los tiempos turbulentos de la empresa del siglo XXI que antes comentábamos. Solo así podrá dirigir el rumbo de su equipo.

No propugnamos la ausencia de dialogo, de delegación de empowerment. Todo lo contrario (y, como ejemplo, la labor coach antes mencionada). Sin embargo, hay momentos en los que debe acreditarse carácter, y es entonces cuando entra en juego el líder valiente descrito.

5. Líder emocionalmente inteligente

Seguramente te habrás hecho alguna vez preguntas como las siguientes:

  • ¿Por qué a algunos personas les va mejor que a otras?
  • ¿Por qué algunas personas parecen dotadas de un don especial para enfrentar contratiempos, ver las dificultades desde una óptica distinta y encontrar nuevas soluciones?
  • ¿Por qué unos líderes son más capaces que otros de enfrentar contratiempos, superar obstáculos y ver las dificultades de forma diferente?
  • ¿Y por qué otras con un alto cociente intelectual terminan trabajando para otras que lo tienen más bajo, pero que saben conectar con la gente, influir y relacionarse mejor?

Sucede que una cosa son las actividades abstractas, y otra muy distinta las facultades emocionales que la vida nos exige para triunfar en ella. Y es que el papel que juegan las emociones hoy en día es algo que nadie cuestiona. En el liderazgo también es cierto.

Si Inteligencia Emocional es

la destreza que nos permite conocer y manejar nuestros propios sentimientos, interpretar o enfrentar los sentimientos de los demás, sentirse satisfechos y ser eficaces en la vida a la vez que crear hábitos mentales que favorezcan la propia productividad.

Es decir, líder emocionalmente  inteligente es el que hace un uso inteligente de las emociones, de forma intencional.

Ello conlleva conocerse a sí mismo, saber controlarse ante lo avatares de su actividad diaria, buscar energías –automotivación- para hacer lo que deba hacer, y tener capacidad para conectar emocionalmente con los demás, conocerles, atraerles, influirles, tener una relación productiva con ellos.

6. Líder Social

La vida es relación, y en los negocios cada vez más. Nadie triunfa sin contactos, a través de contactos puede conseguirse casi cualquier cosa. Por eso, otro rasgo clave del líder moderno es estar relacionado; es decir, lo que en la actualidad se llama practicar Networking.

Conlleva dedicar tiempo de calidad a las personas, tener presencia activa en redes sociales, estar dispuesto a ayudar y facilitar datos de utilidad a la gente, sin que necesariamente haya contrapartida en ello, acudir a eventos para aprender, para ver y para ser visto, participar como protagonista en algunos de dichos eventos, etc.. Aquí, la imaginación al poder. ¿Por qué crees que prolifera tanto la adición al golf o la asistencia a los palcos VIP de los estadios?, ¿solo por el interés del deporte?

Tras ello, si quieres ser un líder moderno puedes plantearte dos simples -¡y profundas!- preguntas:

  •  ¿Cumples esos 6 rasgos?
    ¿Qué vas a hacer para mejorar en esos rasgos?

La respuesta está en ti. Ejerce de protagonista, ejerce de líder. Ánimo.


liderazgo