902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Igual que sucede con el primer empleo, afrontar por primera vez la responsabilidad de dirigir un equipo o una unidad de trabajo conlleva un alto grado de incertidumbre. Estas son algunas de la preguntas habituales del futuro líder: “¿Qué es importante cuando se ha de liderar un equipo?”, “¿Qué esperan de mi las personas”, “¿Cuáles deben ser mis prioridades para las próximos meses?”, “Cuales son las actividades que debo atender?  Para tales preguntas no existe una sola respuesta, pero los siguientes consejos  te ayudarán a priorizar las cosas.

1. Conoce tus clientes, proveedores y procesos

La primera cosa que debes conocer es quienes son tus clientes, cuales son los productos y servicios que produce tu unidad de trabajo y quiénes son tus principales proveedores.  Asimismo, debes familiarizarte con los procesos transversales de trabajo, que muchas veces definen el principal cometido de un equipo. Finalmente, debes conocer tus propios objetivos y sus correspondientes indicadores de medida.

2. Decide tu sistema de trabajo y cuenta con tu equipo

Debes decidir las actividades colectivas que quieres implantar de forma regular. En estas reuniones, debes informarte por los miembros de tu equipo de cuáles son los sistemas de trabajo habituales, escuchar sugerencias y recomendaciones, y también informarles de tus propios planes y decisiones de futuro.

Guía gratuita: Descubre cómo gestionar el talento para el liderazgo

En los cambios que consideres necesario es importante que cuentes con tu equipo, pues su experiencia y apoyo es fundamental para llevar a cabo con éxito tales cambios.

3. Comunica visión y propósito

Trabajar es un proceso de transformación de la realidad. Para ello es importante contar con métodos y procedimientos operativos, pero esto no es suficiente. La mayoría de las personas necesita tener un propósito que dé sentido a su tarea y aporte valor a la sociedad. Es preciso poder identificarse con un proyecto común, con una finalidad ilusionante que esté más allá de los aspectos cotidianos y rutinarios de la tarea.

Aquí juega el líder un papel determinante, sabiendo comunicar su visión del proyecto y haciendo participar a sus colaboradores de la importancia del trabajo de cada uno para alcanzarlo.

4. Da autonomía a tus colaboradores

La mayoría de la personas son más eficientes cuando tienen clara la meta y la libertad para decidir cómo alcanzarla. Empoderar a los individuos y a los equipos puede ser uno de tus principales cometidos como líder, lo que supone confiar en la capacidad de las personas para decidir sobre su trabajo, organizar su tiempo, gestionar sus tareas y responsabilidades. No hay nada que motive más a una persona que confiarle una tarea exigente y otorgarle autoridad para desempañarla. No hay nada que le desmotive más que decirle cuándo, dónde y cómo debe hacer sus tareas, desconfiando de sus capacidad  para realizarlas.

Así pues, como líder, determina los objetivos, establece el contexto, define las reglas, y después – en función de las necesidades de cada persona – otorga confianza y autonomía para que cada cual gestione su propio trabajo.

5. Desarrolla a las personas

Una persona logra satisfacción personal y afiliación con su organización en la medida que llega a dominar un área de actividad. Este dominio sólo se consigue si desarrolla su talento natural, la mayor fuente de energía en su quehacer cotidiano.

Es propio de los buenos líderes saber poner nuevos retos y ofrecer oportunidades para que individuos y equipos puedan desarrollar sus competencias y alcancen la excelencia en lo que hacen.

6. Controla los resultados

Finalmente, debes supervisar los resultados del trabajo del equipo.  Lleva a cabo el control de la marcha de tu unidad mediante pocos y relevantes indicadores, los que te han de permitir tomar decisiones apropiadas y a tiempo.

Por otro lado, organiza entrevistas individuales para dialogar con tus colaboradores. Facilita feedback sobre la marcha de los objetivos, apoya su trabajo, rectifica prioridades cuando sea necesario y da reconocimiento oportuno.

 

Este post ha sido escrito por Mariano Operé, Director de Estudios del Grupo P&A


liderazgo