902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Una persona que hace deporte de forma esporádica no puede considerarse un deportista. Del mismo modo, aquellas empresas que venden sus productos en uno o varios países tampoco pueden sostener que desarrollan estrategias globales.

Guía: Claves para el éxito en la gestión de personas

Entonces, ¿cuándo podemos hablar de estrategia internacional, multinacional y global?

Diferencias entre estrategias internacional, multinacional y global

La clave para distinguir estos tres conceptos radica en la perspectiva que desarrolle la empresa respecto a su inmersión en los mercados extranjeros. Así, buena parte de las compañías españolas comercializan sus productos y servicios en otros países, pero son muy pocas las que han incorporado una estrategia global.

Pongamos el ejemplo de una empresa dedicada a la elaboración de jamones serranos que tiene su sede y todas sus instalaciones en España y sus ventas se centran también en este territorio, pero que ha llegado a acuerdos con Francia y Portugal para venderles el excedente de producto. En este caso, hablaríamos de estrategia internacional.

Si esta misma compañía, a pesar de mantener su logística en España, tiene un volumen suficiente para ampliar el comercio exterior y comercializar los jamones en varios países de la Unión Europea, quizá sea necesario que desarrolle un plan de acción específico para cada mercado. Estaríamos entonces ante una estrategia multinacional. Por ejemplo, a Italia enviaría la línea de mayor calidad a precios ajustados y así poder competir con el producto local, mientras que en los países nórdicos, donde la oferta de este alimento es más baja, destinaría los jamones de gama media con altos márgenes.

En cambio, la estrategia global requiere de una visión del mercado internacional como un todo, estableciendo pocas variaciones entre los diferentes puntos de venta. Es el caso de Inditex, que comercializa los mismos artículos a precios muy similares en todas las tiendas que tiene repartidas por el mundo.

Características y beneficios de la estrategia global

Por tanto, como establece George S. Yip, autor de Globalización, la estrategia global presenta las siguientes características:

  • La directiva se encuentra repartida por todos aquellos países con los que opera, en lugar de concentrarse en un único punto geográfico.
  • Tiene la capacidad para expandir su negocio en prácticamente cualquier nación del mundo.
  • Se vende el mismo producto o servicio en todos los países.
  • Concibe el mundo como un único mercado.

Es habitual confundir ambos conceptos, pues las empresas pueden combinar factores de los diferentes tipos de estrategia. Además, lo más común es que las compañías inicien su expansión en el comercio exterior a través de una estrategia internacional y, paulatinamente, vayan desembocando en una global. Como apunta Yip, “convertir una colección de negocios nacionales en un solo negocio mundial es uno de los retos más serios de los administradores de hoy día”.

De conseguir este desafío, la estrategia global supondrá los siguientes beneficios:

  • Importante reducción de los costos, al aplicar la economía de escala y poder trasladar la producción a países más baratos.
  • Mejora de la calidad del producto o servicio, pues la empresa se concentra en la fabricación del mismo bien para todos los consumidores.
  • La preferencia por parte de los consumidores, dada la mayor disponibilidad, reputación y servicio que ofrece la organización.
  • Una mayor eficacia competitiva, al situarse en un punto de partida más potente que otras empresas del sector.

 


New Call-to-action