902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Las técnicas de motivación diaria lograrán que tanto tu productividad como la de los que están a tu cargo mejore de forma exponencial. A continuación, te vamos a mostrar algunas de las más simples y efectivas que puedes poner en práctica desde este mismo momento.


Guía: ¿Qué cuestiones se plantean las empresas sobre la empleabilidad?

Estudia y motiva a tu equipo

Un empleado que no está motivado, ten por seguro que logrará un rendimiento mediocre. Este hecho se puede producir por diferentes motivos, y uno de ellos es que tal vez no esté ejerciendo en el puesto óptimo para su talento, formación y habilidades.
Así pues, para una motivación diaria y productiva de tu equipo, estudia siempre sus capacidades y rendimientos y asegúrate en todo momento de que están dando el máximo realizando las funciones que mejor hacen.

Evita convertirte en ‘apagafuegos’

Para una motivación diaria productiva, es importante no acabar siendo un simple «apagafuegos». Si al llegar al puesto de trabajo nos centramos en contestar mails, llamadas de teléfono y solución de problemas fácilmente evitables, nuestro interés y capacidad para tomar decisiones y realizar el trabajo con solvencia bajarán enormemente.
Recuerda estar siempre en tu sitio, asegurarte de que el equipo está convenientemente motivado y en su puesto adecuado, mantén la calma y no trates de solucionar todo a la vez. Con la actitud y mentalidad adecuada, todo irá mucho más tranquilo y sobre ruedas.

Reconoce el trabajo bien hecho

Para una motivación diaria adecuada, es necesario lograr que tu equipo se sienta útil. Reconoce el trabajo bien hecho de las empleados a tu cargo y tus compañeros, y asegúrate de que aportan constantemente ideas que puedan ser tenidas en cuenta. De esta forma, estarán mucho más dispuestos a remar a favor y dar cuanto tienen para lograr los objetivos.

Clarifica las funciones

En un organigrama empresarial poco definido, todo será caos. Lo mejor que puedes hacer para tener un equipo con la motivación diaria adecuada y buenas aptitudes laborales será clarificar bien todas las funciones de cada una de las personas a tu cargo y la tuya propia. De esta forma se evitan fricciones, malentendidos, repetición de tareas y parcelas mal definidas que provocan que unos se inmiscuyan en el trabajo de otros causando un gran perjuicio a la compañía.

Cuida el lugar de trabajo

Tener el lugar de trabajo cuidado es otra buena técnica de motivación diaria que mejorará tu productividad y empleabilidad. A nadie le gusta pasar horas en zonas mal iluminadas, poco aseadas y totalmente caóticas y desordenadas.

Planifica el día

Otra gran técnica de motivación diaria es la planificación. Si sabes a lo largo de tu jornada qué debes hacer en cada momento, no se te acumularán las tareas y todo irá rodado. No obstante, hay que ser flexible en este punto, puesto que siempre habrá imprevistos que solucionar de forma veloz. Aun así, si tienes tus tareas bien ordenadas, observarás cómo mejora tu productividad e incluso tu orgullo y el de tu equipo por un trabajo bien hecho.
Observarás que las técnicas para una motivación diaria efectiva y que mejore la productividad no son nada complejas. Simplemente hay que saber observar, usar el sentido común, tener capacidad de organización y ganas de hacer las cosas bien.

 

Post relacionados:

New Call-to-action