902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Vamos a realizar un acercamiento a los conceptos del coaching empresarial, centrando nuestros esfuerzos en la definición del término y las técnicas más efectivas a la hora de motivar a un equipo de trabajo.

¿Qué es el coaching empresarial?

El coaching empresarial es un proceso centrado en el desarrollo de habilidades de los componentes de un equipo de trabajo, de tal manera que todos y cada uno de los miembros alcancen su potencial máximo y mejoren sus fortalezas, a la vez que minimizan sus debilidades y logran comportarse como un grupo cohesionado en pro de los objetivos comunes propuestos.

Dado que el concepto de coaching se basa en la ayuda que se presta a un individuo o grupo de personas para que adquieran las habilidades y capacidades necesarias a la hora de hacer realidad sus objetivos y cumplir sus compromisos en uno o varios ámbitos de su vida, en este caso nos centramos en el aspecto profesional y empresarial.

[cta_hubspot id=3490]

Técnicas de coaching empresarial para motivar equipos de trabajo

Ahora nos centramos en una serie de técnicas de coaching empresarial que son de implementación obligatoria si se desea sacar el máximo rendimiento de cada miembro de un equipo de trabajo, centrando los esfuerzos en la correcta motivación.

Escucha constante

Una técnica muy utilizada en coaching empresarial y que debe ser una habilidad muy desarrollada por el coach es la escucha constante y activa. De esta forma, el coach conocerá mucho mejor a los miembros del equipo de trabajo, sabrá qué procesos poner en marcha para lograr una motivación adecuada, entenderá los anhelos y necesidades de cada colaborador, y le permitirá tener una visión más amplia de los posibles problemas que aqueje al equipo como un todo y de cada integrante como elemento singular.

Mostrar progresiones

Para muchos miembros de un equipo de trabajo, el hecho de ser sometidos a un proceso de coach puede ser algo negativo, lo que provoca rechazo previo y de antemano. Sin embargo, las herramientas puestas en marcha deben ser percibidas por los integrantes como asesoramiento, buscando siempre la superación de barreras, el desarrollo personal y profesional, y la capacidad para mejorar el rendimiento y la empleabilidad. Para ello, nada como hacer visibles los progresos para que cambie la perspectiva dentro del equipo de trabajo.

Comunicación

La comunicación entre coach y coachee es esencial para que el proceso sea efectivo. En este sentido, es necesario realizar las preguntas adecuadas si se desea que los procesos avancen y sean eficientes. Es mejor ser concreto en las cuestiones, evitando generalidades y tópicos, especialmente cuando comienza a haber cercanía y familiaridad entre los integrantes del equipo de trabajo y su asistente.

Gracias a esta técnica, el coach podrá recibir las respuestas deseadas, pues son los coachees quienes deben encontrarlas dentro de si mismos, pues en el fondo las conocen, pero todavía no tienen los mecanismos para alcanzarlas.

Ir paso a paso

El coaching empresarial debe lograr que el equipo de trabajo esté perfectamente motivado y funcionando como un todo. Sin embargo, cada miembro tiene sus propios ritmos, según sus capacidades y habilidades. Es por ello necesario que se realice el proceso yendo paso a paso, pues muchos pequeños avances darán con un objetivo final más ambicioso. Por tanto, hay que ser realista en las metas, paciente en el desarrollo y persistente en los métodos.

Estas son algunas de las técnicas de coaching empresarial más usadas para motivar equipos de trabajo. Un proceso excelente para sacar el máximo de cada individuo avanzando como un todo en pos de un objetivo común.

 

Post relacionados:

[cta_hubspot id=3489]