902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

La motivación intrínseca y extrínseca son de vital importancia en la empresa actual. Tener un equipo con ganas de avanzar, trabajar e innovar, junto con el ambiente adecuado son elementos básicos para el buen funcionamiento de cualquier proyecto y el cumplimiento de las metas.

Conceptos de motivación intrínseca y extrínseca

Desvelemos qué es exactamente la motivación intrínseca y extrínseca y pasemos sin más dilación a comentar algunos trucos útiles y prácticos para que funcionen correctamente.

Motivación intrínseca

Una definición válida de motivación intrínseca se refiere a la conducta de una persona que le lleva a hacer una actividad en particular sin necesidad  de estímulos externos o extrínsecos. Es decir, es uno mismo el que se decide por hacer algo sin necesidad de ayudas exteriores de ningún tipo.

Motivación extrínseca

La motivación extrínseca se podría definir como una actividad cuya motivación no proviene del propio individuo. Por el contrario, está adherida a contingencias externas como pueden ser la obligación, los refuerzos positivos o negativos o la búsqueda de objetivos.

[cta_hubspot id=3515]

Trucos para una motivación intrínseca y extrínseca adecuada

Veamos ahora algunos trucos que puedes usar para usar la motivación intrínseca y extrínseca de forma adecuada y efectiva.
Recuerda en todo momento que con una motivación extrínseca bien aplicada, la intrínseca puede movilizarse y tomar presencia en el ánimo de la persona, por lo que ambas son muy importantes y complementarias:

  • Crear un clima de comunicación: Si consigues crear un buen clima comunicativo en tu empresa lograrás una motivación extrínseca formidable. Muestra las posibilidades de escuchar, aprender, aportar ideas y plantear nuevos retos.
  • Ser un referente: Si eres un ejemplo para tus empleados, les servirás de inspiración y lograrás una magnífica motivación extrínseca. Escucha, ayuda, reconoce el trabajo de los demás y trabaja como el que más.
  • Sé innovador: Gracias a la innovación puedes lograr también una gran motivación extrínseca. Crea novedades, inquietudes, infraestructuras creativas, coaching. No olvides estar a la última para progresar en tu cometido.
  • Muévete constantemente: Para ganar motivación intrínseca, muévete. No te pares, no desesperes y camina hacia adelante en todo momento.
  • Plantea metas accesibles: Si te planteas metas imposibles no las lograrás y te creará frustración. Sin embargo, la motivación tiene lugar con objetivos retadores pero viables.
  • Plantea cuestiones sobre tus objetivos: Piensa siempre en lo que haces y para qué. Para una motivación intrínseca adecuada, no pierdas de vista tus objetivos y así no te desviarás del camino.
  • La acción provoca inspiración: Piensa que la acción facilita la inspiración. La motivación intrínseca te permitirá tener buenas ideas mientras actúas y continuas en el camino. Sentado en un sofá, mirando la televisión todo el día, poca gente ha logrado crear algo digno de ser considerado.
  • Confía en ti mismo: Otro buen ejemplo de motivación intrínseca es la confianza en ti mismo. Actúa según tú criterio honesto y profesional y alcanzarás seguridad en el desempeño de tu trabajo.
  • Planifica tus tareas: No tener una planificación adecuada puede generar ansiedad y estrés. Si sabes qué tienes hacer y cuando has de hacerlo te será más fácil llevar a cabo tu cometido.

Con estas 9 recetas obtendrás una motivación intrínseca y extrínseca adecuadas, lo que te procurará el logro de tus metas personales y te facilitará alcanzar tus objetivos profesionales; y aún lo más importante, conseguirás mantener una actitud positiva y proactiva ante los retos de la vida y del trabajo.

 

Post relacionados:

[cta_hubspot id=3514]