902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

La apuesta del sector empresarial por el outsourcing se ha duplicado en los últimos años. En concreto, el porcentaje de compañías que recurren a la externalización de servicios durante 2015 superó el 63%, frente al 35% que lo hacía en 2007, según el Informe sobre la Evolución de la Externalización en España, elaborado por Grupo Uno CTC. ¿A qué se debe este auge?

Concepto de outsourcing

Según Dorban Chacón, en su libro Outsourcing, esta práctica empresarial se refiere a “la acción de recurrir a una agencia externa para realizar una función que anteriormente se efectuaba dentro de la compañía”. En este sentido, William B. Werther y Keith Davis, en su trabajo Administración de personal y Recursos Humanos también definen el outsourcing como “las actividades o procesos de una organización cuya realización y administración están a cargo de una empresa externa”.
Guía: Claves para el éxito en la gestión de personas

No obstante, R. Wayne Mondy, autor de Administración de Recursos Humanos, fue más allá en su definición, pues incluyó el objetivo dentro del concepto de dicha estrategia empresarial, hablando de la externacionalización de servicios como la acción de “transferir la responsabilidad de un área de servicio y sus objetivos a un proveedor externo, impulsado por la necesidad de reducir costos ocasionados por ingresos escasos o presupuestos más limitados, fusiones y adquisiciones que han creado muchos sistemas redundantes”.

Por tanto, como señalan P. Alemán y M. Deliana en su ensayo Outsourcing de servicio como estrategia de negocios, “la externacionalización surge como una herramienta que facilita la gestión gerencial; se convierte en un medio para que la empresa se concentre en sus verdaderas áreas de trabajo, pudiendo acceder de una manera eficaz a otras especialidades, desconocidas para ella, a través de personal externo experto en dichos temas”.

Características de la estrategia

Ahora bien, según  José Ramón Fórneas Carro, en Outsourcing: saque el máximo partido de sus proveedores, para que estemos ante una auténtica» tercerización», la externalización debe reunir los siguientes requisitos:

  • Debe tratarse de un servicio.
  • Se contrata por un tiempo relativamente largo (más de un año, en términos generales).
  • Puede llevar acompañados, o incluidos, productos.
  • No existe una entrega o resultado único y concreto de la actividad a contratar.
  • El contratado tiene un grado de autonomía.
  • Existen responsabilidades del contratante que pasa a adquirir el contratado.
  • Existes riesgos indirectos al servicio contratado o riesgo de responsabilidad ante terceros.
  • Lleva asociados parámetros de calidad medibles
  • Las condiciones de variación del servicio son pactadas en el momento de la primera contratación.

Pros y contras de la externalización

¿Cómo mejora la gestión empresarial este instrumento? El uso de la subcontratación trae consigo diversos beneficios, entre los que destacan:

  • Permite enfocarse en las actividades estratégicas para la compañía.
  • Reduce los costos, ya que se puede pagar menos por ciertas funciones si se externalizan debido a las economías de escala.
  • Mejora de la calidad del servicio, pues a través del outsourcing se tiene acceso a personal cualificado y especializado y a tecnología que no es accesible para la contratante.
  • Disminuye los plazos de entrega de los productos o servicios, al delegar su desarrollo en otra organización.
  • Limita los riesgos indirectos asumidos por la empresa cliente.
  • Favorece la existencia de una organización plana.
  • Impulsa la innovación, ya que se pueden obtener nuevas ideas de terceras compañías.
  • Refuerza la imagen de la empresa, al contratar servicios especializados.

Ahora bien, el outsourcing también lleva consigo algunas desventajas u obstáculos:

  • Puede que la reducción de costos no sea suficiente.
  • Existe la posibilidad de que la calidad sea inferior a la acordada o que a los clientes les desagrade el servicio de la función que se subcontrató.
  • Es posible que genere insatisfacción del personal interno de la empresa.
  • Que la organización en la que se delegue no esté preparada o capacitada para hacer frente a las funciones encargadas, afectando a las áreas principales de la compañía contratante.
  • Puede generarse un choque cultural entre las empresas implicadas en el outsourcing.
  • La compañía puede sufrir pérdida del control del servicio y del conocimiento interno del proceso.

Cuándo apostar por el outsourcing

Por tanto, el uso de esta técnica debe ser una decisión meditada, valorando si las ventajas que aporta son mayores que los posibles inconvenientes que puede generar esta estrategia.

No obstante, como señala Javier Martínez Gutiérrez en su libro Outsourcing, esta práctica es recomendable en los siguientes casos:

  • Cuando se necesita un producto o servicio del que no se dispone en la empresa. Por ejemplo, una fábrica de neumáticos quiere impartir capacitación sobre riesgos laborales, pero no dispone de personal cualificado para dar este curso, contratará una compañía externa de formación.
  • Cuando el costo de poner en marcha el servicio de forma interna es superior al que tiene si se contrata a través del outsourcing. Así, para una empresa puede resultar económicamente más rentable acudir a una compañía externa de servicios de limpieza que contratar en plantilla a profesionales del sector.
  • Cuando el tiempo dedicado a esa tarea supone restarle atención a otros aspectos estratégicos. Por ejemplo, la compañía puede disponer de personal cualificado en informática para llevar a cabo el mantenimiento de los equipos tecnológicos, pero de hacerlo no podrían dedicar su tiempo y conocimientos a su misión estratégica de desarrollar nuevas aplicaciones y software. Por ello, la organización puede optar por externalizar el mantenimiento a otra empresa.

La diferencia entre una buena decisión sobre el outsourcing, en muchos casos, puede ser muy sutil, por lo que las empresas necesitan directivos competentes que sean capaces de ver todos los matices que conlleva la externalización. Este tipo de profesionales son los que se forman en el Curso Executive Online de Dirección General de la Escuela Europea de Management, donde el alumnado profundizará en las habilidades esenciales de los altos ejecutivos, desde estrategia y finanzas, hasta gestión de personas y habilidades de negociación.




New Call-to-action