902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Acabas de conseguir un puesto de mando y te asaltan los temores propios del líder novato a no ser capaz de gestionar bien los equipos y ejercer un liderazgo basado en la asertividad. ¿Cómo puedo ser un buen líder sin resultar desagradable? ¿Cómo transmito las tareas a los trabajadores? ¿Qué hago si hay un empleado que comete un error? ¿Hasta qué punto debo alabar el buen trabajo de un colaborador?

La importancia de la asertividad en el líder

Según las investigaciones llevadas a cabo por Zenger&Folkman, la asertividad está estrechamente relacionada con el grado de excelencia de los líderes, incluso más que una correcta toma de decisiones.

Así, según sus estudios, solo el 4,2% de los líderes con altas puntuaciones en su capacidad de decisión, pero baja en el parámetro de la asertividad, consiguieron situarse en el selecto grupo de líderes extraordinarios. En cambio, el 12,5% de los directivos que obtuvieron altas notas en asertividad, pero bajas en toma de decisiones, formaron parte de estos líderes efectivos.

Cómo mejorar la asertividad cuando te acaban de ascender

Por tanto, trabajar la asertividad se convierte en uno de los primeros retos que debes afrontar si acabas de ser promocionado y asumes trabajadores a tu cargo. ¿Cómo hacerlo?

Pautas para ser un líder más asertivo

En este sentido, en el artículo The 6 Secrets Of Successfully Assertive Leaders, Joseph Fokman expone las características o “comportamientos de equilibrio” –según sus palabras- que presentan los líderes con altas puntuaciones en la asertividad laboral:

  1. Conecta con todos. No, el hecho de que hayas conseguido ascender en la empresa no quiere decir que pierdas la conexión con los que, hasta hace unos días, eran tus compañeros. Al contrario; los líderes extraordinarios son capaces de mantener relaciones con todos los miembros del equipo, no solo con la cúpula directiva, y tienen la puerta abierta para cualquier empleado, propiciando una comunicación clara y personal.
  2. Sé honesto. Transmitir a los trabajadores tu opinión sobre su desempeño se convierte en una situación delicada, especialmente cuando es para corregir alguna actitud negativa. En unos minutos puedes granjearte una imagen de líder extraordinario o caer en la etiqueta de directivo frío y autoritario, causando desmotivación en el equipo. Por ello, el experto recomienda ofrecer este feedback con sensibilidad, incidiendo en las soluciones y posibilidades para superar el conflicto.
  3. Usa tu buen juicio. Analiza todos los detalles, recopila toda la información disponible, examina las tendencias y, sobre todo, involucra a todo el equipo en el proceso de toma de decisiones para obtener un grado de éxito mayor.
  4. Pregona con el ejemplo. Has pasado de ser una pieza más del engranaje a convertirte en el guía del grupo. Por tanto, si viras hacia la derecha, los demás te seguirán, y viceversa. De ahí que sea muy importante ser coherente con el comportamiento para contagiar esta actitud al resto.
  5. Crea relaciones sólidas. Otra de las cualidades de los líderes vinculada a la asertividad es la capacidad, no solo para relacionarse con todos los empleados, sino de crear vínculos sólidos y basados en la confianza. Cuando consigues el respeto de los demás, conseguirás que te sigan de forma natural.
  6. Implícate. No te centres en tu reconocimiento individual y busca oportunidades para colaborar. Quizá puedas solo con todo, pero cuantos más profesionales participen en un mismo proyecto, más se enriquecerá la solución.

Guía: La importancia de la dirección general en la gestión de personas

Y si quieres mejorar la asertividad, así como el resto de habilidades de liderazgo en esta nueva etapa profesional, amplía tus conocimientos con el Curso Online Executive en Liderazgo y Gestión de Personas, un programa integral impartido por profesores de las mejores Escuelas de Negocio del mundo.


New Call-to-action