902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

El sistema económico vigente conlleva que, en determinadas ocasiones, algunas instituciones o particulares vean cómo sus gastos son superados por sus ingresos, por lo que se hace necesario contar con una figura que dé liquidez a estas entidades para que prosigan con sus proyectos. De esto se encargan los intermediarios financieros.

¿Qué son los intermediarios financieros?

El Banco de España describe a los intermediarios financieros como instituciones especializadas en la mediación entre las unidades económicas que desean ahorrar o invertir sus fondos y aquellas unidades que quieren tomar fondos prestados.

Por su parte, José Antonio García-Durán, en Introducción a la economía: Iniciativa y Bienestar, define a los intermediarios financieros como “aquellas empresas cuya tarea consiste en recoger el ahorro de las familias y empresas y prestárselo a otras familias, empresas o a las administraciones públicas”.
Guía: Claves para el éxito en la gestión de personas

Según MytripleA, los intermediarios financieros son aquellas personas, entidades o instituciones que ofrecen servicios financieros desempeñando una función económica entre los ahorradores y empresas que requieren de financiación.

¿Qué funciones desempeñan?

Como su propio nombre indica, la misión principal de estos agentes económicos es facilitar el flujo de fondos, continuo y relativamente barato, de los ahorradores a los usuarios finales o inversionistas, según sostienen Frank J. Fabozzi, Franco Modigliani y Michael G. Ferri, Michael en Mercados e instituciones financieras. Se trata de canalizar el ahorro que generan las unidades económicas con superávit hacia el gasto de las unidades económicas con déficit.

No obstante, como indican los autores, los intermediarios financieros también se encargan de transformar activos financieros menos deseables en otros más demandados por el público, lo que supone proporcionar intermediación de vencimiento, reducir el riesgo por me­dio de la diversificación, disminuir el costo de contratación y del procesa­miento de información y facilitar un mecanismo de pago.

Ahora bien, los intermediarios financieros están estrictamente regulados por la normativa española, por lo que para formar parte de este grupo de actores económicos es necesario contar con la autorización de, según el caso, la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el Banco de España o la Dirección General de Seguros, entre otros requisitos.

Tipos de intermediarios financieros

Aunque al hablar de intermediarios financieros, la mayoría de las personas asocia este concepto con los bancos y cajas de ahorro, lo cierto es que la diversidad de esta figura es mucho más amplia.

Según Alejandra Cabello, autora de Globalización y liberalización financieras y la bolsa mexicana de valores: del auge a la crisis, cabe distinguir entre:

  • Intermediarios financieros monetarios: estas entidades disponen del dinero como parte de sus obligaciones o pasivos, disponiendo de la capacidad de crear dinero. Dentro de esta categoría se situarían:
    • Bancos privados.
    • Cajas de ahorro.
    • Cooperativas de crédito.
  • Intermediarios financieros no monetarios: por el contrario, no tienen como pasivo al dinero, aunque disponen de todo tipo de valores para llevar a cabo su labor, como bonos, pagarés, obligaciones, acciones o títulos de propiedad. Hablaríamos de:
    • Mutualidades de ahorro o fondos de pensiones.
    • Compañías de seguro.
    • Fondos de inversión.
    • Sociedades de inversión inmobiliaria.
    • Instituto de Crédito Oficial (ICO).
    • Entidades de leasing o de factoring.
  • Intermediarios bursátiles: en el caso de las bolsas de valores, los activos que generan y negocian se convierten en capital empresarial o endeudamiento de las empresas y administraciones públicas.

No obstante, Luis Antonio Mattos, en Clasificación y conceptuación de los intermediarios financieros, realiza otras diferenciaciones de los intermediarios financieros, distinguiendo entre:

  • Primarios: son los intermediarios que, como Ia banca, Ias cajas de ahorros o Ias compañías de seguro, obtienen sus fondos de los particulares, de Ias empresas y del Gobierno, volviendo a ponerlos a disposición de los mismos.
  • Secundarios: obtienen Ia mayoría de sus fondos de los intermediarios primarios y utilizan sus propios fondos, principalmente, para adquirir títulos y derechos de estos mismos intermediarios, como es el caso de las compañías de financiación personal y de ventas.

Asimismo, en función del carácter de la entidad, los intermediarios financieros también pueden dividirse en:

  • Públicos: son los intermediarios que pertenecen al Gobierno, como los créditos ICO.
  • Privados: no pertenecientes al Gobierno, como por ejemplo los fondos y sociedades de inversión o Ia banca.

Si quieres saber más sobre el sistema financiero, su funcionamiento y entidades participantes, consulta el catálogo de formación de la Escuela Europea de Management, donde disponemos de varios cursos sobre finanzas impartidos por expertos de las mejores escuelas de negocios del mundo, como Harvard Business School, Insead, IMD o Columbia Business School para que te conviertas en un excelente director general.




New Call-to-action