902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Durante tu formación en gestión empresarial y management, seguro que has escuchado hablar del sistema de gestión de calidad aplicado como herramienta para conseguir la excelencia de las compañías, pero ¿sabes cuáles son las grandes ventajas de este instrumento? ¿Lo has puesto en marcha durante tu andadura profesional?

 Concepto y orígenes del sistema de gestión de calidad

El sistema de gestión de calidad consiste en la creación de una guía que detalle y pormenorice el desarrollo de las diferentes acciones, recursos y procedimientos de una organización, con el objetivo de optimizar los procesos y mejorar la satisfacción de los clientes, lo que redundará en los beneficios de la empresa.

El surgimiento de este concepto se lo debemos a Walter Shewhart, quien publicó en 1930 el primer tratado estadístico de aplicación a la gestión de la calidad. No obstante, en las décadas de los 40 y 50, fueron W. Edwards Deming y Joseph Juran los que desarrollan esta herramienta empresarial, introduciendo el análisis estadístico de los procesos, creando el famoso Círculo de Deming o PDCA, y destacando la importancia de la alineación de los objetivos de la compañía con los de los trabajadores, como clave del éxito.

Más recientemente, en los 80, Philip Crosby incorporó los 14 parámetros de la gestión de la calidad y las cuatro cualidades absolutas (definición de calidad, sistema de calidad, cero defectos, y medición de la calidad), mientras que en los 90 apareció el modelo europeo EFQM.

Gracias a la implantación de un sistema de gestión de calidad, las organizaciones pueden ofrecer productos y servicios adecuados a las demandas del mercado e introducir, además, un canal de mejora continua para el desarrollo y funcionamiento de las empresas, que beneficia tanto a los clientes como a las propias compañías.

Guía: ¿Buscas trabajo? Descubre los factores clave que influyen en tu  contratación

Ventajas para la propia compañía

La empresa que incorpora el sistema de gestión de calidad se va a beneficiar de las siguientes ventajas:

  • Mejor organización: al documentar los procesos, resulta más fácil el control de stock, el mantenimiento de la maquinaria, la gestión de compras o la asignación de funciones de la plantilla, mejorando la productividad.
  • Incremento de la motivación laboral: como los trabajadores tienen claro cuáles son los objetivos que deben alcanzar, la herramienta potencia la implicación y satisfacción del personal.
  • Reducción de costes: la optimización de los recursos disponibles supone un ahorro de tiempo y material, lo que provoca un aumento de la rentabilidad de la compañía.
  • Adaptación a las nuevas circunstancias: dada la evaluación continua inherente al sistema de gestión de calidad, las empresas están más preparadas para afrontar los nuevos retos y los cambios en el mercado, obteniendo una mejor capacidad de respuesta y mayor flexibilidad.

Beneficios para los clientes

Además de los aportes a nivel interno del sistema de gestión de calidad, este instrumento también favorece la relación entre la compañía y su clientela en los siguientes aspectos:

  • Refuerzo de la imagen de empresa: los consumidores se muestran más satisfechos y valoran en mayor medida a las compañías con sistema de gestión de calidad, puesto que sienten que la organización está preocupada por satisfacer sus necesidades.
  • Aumento de la confianza del cliente: debido a que la empresa cumple con los objetivos marcados, la confianza de la sociedad hacia sus productos y servicios se eleva, aumentado la fidelidad de los clientes y mejorando la posición de la compañía en el mercado global.
  • Mejor definición del producto o servicio: gracias al feedback que aporta el sistema de gestión de calidad, las organizaciones pueden orientar mejor los productos y servicios que ofrecen al mercado, lo que ayuda al crecimiento de las ventas.

 

 

New Call-to-action