902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

La empresa española Correos empleó la gamificación en la empresa mediante una iniciativa ludificada en la que los empleados debían encontrar deficiencias en la web a cambio de regalos a las mejores aportaciones. El proyecto consiguió descubrir más de 50.000 fallos de la página y generó un ahorro del 70%.

Es solo un ejemplo que avala por qué las previsiones apuntan a que el sector de la gamificación en la empresa pasarán de 1,65 millones de dólares de volumen de negocio en 2015 a 11,10 millones en 2020, según el estudio Gamification Market by Solution.

¿Qué es la gamificación?

Esta metodología basada en dinámicas de juego surge a raíz de las investigaciones sobre el proceso de aprendizaje de las personas. En concreto, Michael Lobardo y Robert W. Eichinger, del Center for Creative Leadership, en su libro Career Architect Planner, recogen la Teoría del 70-20-10, por la cual el 10% de los que aprendemos procede de acciones formativas tradicionales; el 20% se origina mediante la interacción social; y el 80% restante del conocimiento se genera gracias a la propia experiencia. En el mismo sentido, Cody Blair diseñó una pirámide del aprendizaje en la que las prácticas, es decir, la ejecución en persona de una actividad, permiten retener el 75% de la información, una forma de adquirir conocimientos solo superada cuando somos nosotros los que enseñamos a otros.
Guía: La importancia de la dirección general en la gestión de personas
Sobre esta base, la gamificación se presenta como “un proceso relacionado con el pensamiento del jugador y las técnicas de juego para atraer a los usuarios y resolver problemas”, según la definición aportada por Gabe Zichermann y Christopher Cunningham, autores de Gamification by Design.

Por su parte, Karl. M. Kapp, en The Gamification of Learning and Instruction: Game-based Methods and Strategies for Training and Education, se refiere a la gamificación o ludificación como “la utilización de mecanismos, la estética y el uso del pensamiento para atraer a las personas, incitar a la acción, promover el aprendizaje y resolver problemas”.

Es decir, la gamificación en la empresa no es más que la aplicación de estrategias de juegos en un contexto profesional con el objetivo de que los participantes adquieran conocimientos con mayor facilidad. En palabras de Jesús Díaz y Yolanda Troyano, autores de El potencial de la gamificación aplicado al ámbito educativo, esta metodología “usa los elementos de juegos, como incentivos, ganancias, puntos…, para obtener de esta forma una conducta deseada por parte del jugador”.

¿Por qué incorporar la gamificación en la empresa?

Su eficacia probada ha sido tal que, en los últimos años, son pocos los informes y estudios sobre tendencias en Recursos Humanos que no incorporen la gamificación en la empresa como una de las estrategias clave para la capacitación de las organizaciones.

Ahora bien, la implantación de la gamificación en la empresa no se limita al desarrollo de acciones formativas, sino que cada vez son más las organizaciones que expanden su aplicación a otras áreas de actividad, como los procesos de selección de personal, el desarrollo del trabajo en equipo, la evaluación del desempeño, las relaciones con el consumidor…

¿A qué se debe este éxito de la gamificación en la empresa? Entre otros, esta técnica de aprender jugando produce los siguientes beneficios:

  • Motivación. El hecho de plantear una forma divertida y amena de adquirir conocimientos conlleva que el interés de la plantilla aumente en torno a las acciones de gamificación.
  • Compromiso. La implicación de los trabajadores es otro de los atractivos de esta metodología, llegando a mejorar el compromiso laboral en un 30%, según el National Center for Biotechnology Information.
  • Eficiencia. Con empleados motivados y comprometidos, los objetivos de aprendizaje de competencias previstos con los programas gamificados obtienen unos resultados más eficientes.
  • Retención. Como consecuencia, la gamificación en la empresa reduce las tasas de absentismo y abandono, reforzando la retención del talento. De hecho, según Joan Trilla, CEO de Playmotiv, la ludificación disminuye la rotación del personal en un 78%.
  • Cohesión. Al fomentar una competitividad sana entre los profesionales, esta técnica potencia las relaciones personales en la organización y mejora la coordinación de los equipos.
  • Branding. Asimismo, impulsar estrategias innovadoras para el aprendizaje se convierte en un atractivo que influye notablemente en la imagen de marca de la compañía y la atracción de los mejores profesionales.
  • Rentabilidad. Según pone de manifiesto el National Center for Biotechnology Information, la gamificación en la empresa puede mejorar los resultados de las compañías en un 20%.

Por tanto, los líderes empresariales deben estar al día sobre las últimas novedades en gestión del capital humano, que permitan a las compañías adaptarse a las nuevas demandas que exige el mercado. Para ello, la Escuela Europa de Management imparte el Curso Online Liderazgo y Desarrollo de Colaboradores, un intenso programa formativo con el que estar a la vanguardia .


New Call-to-action