902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Decía Gustavo Adolfo Bécquer que “el que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo”. Y es que imaginar que consigues un objetivo, te facilita su consecución. Es el poder de la visualización creativa. ¿Sabes cómo sacar partido a tu mente?

¿Qué es la visualización creativa?

La visualización creativa es una técnica psicológica que permite alcanzar una condición deseada a través de imaginar una imagen concreta. Como señalan Sonia Urbano, Hilda Rojas y María Jaime en su trabajo Efecto de la visualización creativa como estrategia innovadora en el rendimiento académico, se trata de “un proceso mental que produce la recreación imaginativa de la actuación, como consecuencia lo que el cerebro ‘ve’ e implica que el cuerpo reaccione a nivel psicosomático con respuestas idénticas”.

Guía gratuita: Cómo potenciar el desarrollo personal y profesional

El ejemplo más habitual de visualización creativa es el que se produce en el plano deportivo, cuando los atletas o jugadores recrean en su mente el objetivo que quieren conseguir y los movimientos que necesitan hacer para lograrlo.

Pero la visualización creativa no solo se aplica en este campo, sino que se ha extendido por cualquier faceta personal, convirtiéndose en una innovadora estrategia para activar los procesos conceptuales del pensamiento no verbal con un gran aporte positivo para la motivación, búsqueda de nuevas ideas y consecución de resultados.

¿Para qué sirve la visualización creativa?

De este modo, desarrollar tu capacidad para practicar la visualización creativa te permitirá conseguir los siguientes efectos positivos:

      • Anticipar la vivencia de sensaciones de experiencias futuras.
      • Favorecer tu motivación.
      • Potenciar la capacidad de recordar información más fácilmente.
      • Orientarte en el establecimiento proactivo de metas.
      • Organizar los elementos y pasos para lograr dichos objetivos.
      • Aumentar la sensación de control respecto de las variables ambientales que se producen en situaciones complejas.
      • Fortalecer la concentración.
      • Incrementar la confianza en ti mismo.
      • Reducir la ansiedad.
      • Conseguir un mayor rendimiento.
      • Profundizar en los significados de lo que sucede a nivel extrínseco y lo que le ocurre a nivel intrínseco.
      • Generar nuevas ideas transformadoras con mayor fluidez y flexibilidad.

¿Cómo aplicar la visualización creativa?

Ahora bien, ¿cómo puedes aprovechar todas las ventajas que ofrece la visualización creativa? En este sentido, Edward C. Peach, conocido como Ophiel, desarrolló en El Arte y la práctica de la visualización creativa una serie de pautas que debes poner en práctica para que esta técnica sea un éxito:

  1. Ley de la visualización. Esta premisa supone que necesitas crear una imagen mental lo más clara y específica posible sobre la meta a alcanzar. Cuanto más concreta y detallada sea la representación –incluyendo las sensaciones que te aportará-, más fácil será su consecución.
  2. Ley de la limitación. En relación con el punto anterior, Ophiel recomienda especificar la cuantía de lo que se quiere, estableciendo los límites mínimos y máximos. De lo contrario, puedes caer en el exceso y no ver ese avance como tal. Así, si quieres más responsabilidad en tu puesto, define bien cuál sería el nivel óptimo, pues mucha carga de trabajo puede terminar saturándote.
  3. Ley de la disponibilidad. El tercer consejo del autor para una correcta visualización creativa es que esta se refiera a algo razonablemente accesible y, a partir de ahí, ir aumentando las expectativas. Por ejemplo, si acabas de entrar a trabajar en una empresa, verte como CEO de la compañía puede ser un objetivo demasiado lejano, así que empieza imaginando una promoción a jefe de Departamento y, una vez allí, a directivo y, posteriormente, a director general.
  4. Ley de la unión. Esta norma te invita a que pienses en los beneficios que supone tu objetivo, pero también en sus desventajas, pues toda situación está regida por una dualidad. Así, ese ansiado ascenso lleva aparejada una mayor disponibilidad, menor tiempo libre y separación de los hasta entonces compañeros de trabajo.
  5. Ley de las emociones. Para favorecer la consecución de las metas no basta con imaginar, sino que hay que sentir, es decir, percibir las emociones que esta nueva situación te provocará como si ya fuera un hecho.
  6. Ley de la certeza. Lógicamente, la visualización creativa no funcionará si no crees profundamente en que el objetivo se va a cumplir. La certeza es clave en este proceso.
  7. Ley del agradecimiento. Lo mismo ocurre con el agradecimiento. Ser agradecido con el resto de personas es un gran vehículo para conseguir las metas marcadas, pues favorecerás que los demás quieran apoyarte en tu propósito.
  8. Ley de la constancia. Por último, la visualización creativa no es una técnica que funcione de un día para otro, sino que requiere de un proceso constante basado en la práctica y la autoafirmación.

En el Curso Online Executive en Desarrollo Personal de la Escuela Europea de Management podrás mejorar tu eficacia personal y lograr una óptima gestión de los objetivos, al tiempo que incorporas útiles y demandadas habilidades personales e interpersonales esenciales para una gran carrera profesional.

 

New Call-to-action