902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

¿Recuerdas los clásicos esquemas con los que resumir contenidos teóricos? En la actualidad, esta forma de aprendizaje ha evolucionado, dando lugar a los mapas mentales, una técnica de representación gráfica que sirve tanto para estudiantes, como para profesionales en activo. Descubre qué son y cómo utilizar esta útil herramienta.

Definición de mapas mentales

El origen de los mapas mentales se encuentra en los llamados mapas conceptuales, creados por Joseph D. Novak, a principios de los 70, aplicando el modelo de aprendizaje significativo de Ausubel, basado en la atribución de significado a lo que se debe aprender. Se trata, como explica el profesor, de “un conjunto de conceptos dentro de una estructura de proposiciones y sus relaciones para organizar y comunicar el conocimiento”.
Guía gratuita: Cómo potenciar el desarrollo personal y profesional

A partir de esta herramienta, Tony Buzan, autor de Use Your Head, desarrolla los mapas mentales, entendidos como “diagramas que se construyen de manera personal empleando colores, lógica, ritmo visual, imágenes, números y palabras clave para unir ideas entre sí y relacionar conceptos, estableciendo ritmos dinámicos de lectura no lineal”, según el concepto recogido en  El ABC de los mapas mentales para niños. Una manera muy divertida de aprender, de Víctor Luis Cervantes. “Es una poderosa técnica gráfica que aprovecha toda la gama de capacidades corticales y pone en marcha el auténtico potencial del cerebro”, asegura Buzan.

Se trata, como explica Luz Mª Ibarra en Mapeando con Luz, de organizar la información de manera creativa a través de palabras, dibujos y símbolos, asociando y generando ideas, lo que posibilita un “aprendizaje acelerante” gracias a la asociación de conceptos.

A diferencia de los mapas conceptuales, que se centran en representar las relaciones existentes entre conceptos para formar proposiciones agrupadas en unidades semánticas con protagonismo del contenido verbal, en los mapas mentales se incluyen elementos gráficos de todo tipo y se focalizan en un concepto central del que salen ideas secundarias vinculadas.

Características de los mapas mentales

En Los mapas mentales en los procesos de enseñanza aprendizaje, Gerardo Jiménez repasa las características de los mapas mentales:

  • Organización: la estructura de los diagramas se asemeja al movimiento de un reloj; en el centro de la esfera estaría el tema central, mientras que el resto de conceptos secundarios se van incorporando alrededor de este, empezando por las 12 en punto hasta dar la vuelta completa.
  • Jerarquía: además de esta secuencia, el contenido de mapas mentales también está jerarquizado, apareciendo ideas principales, secundarias y subramas que vayas desglosando el concepto.
  • Asociación: todos los elementos que aparecen en la representación gráfica deben estar relacionados entre sí de alguna manera.
  • Evocación: a diferencia de los conceptuales, en los mapas mentales se emplea gran cantidad de color y recursos gráficos para resaltar los puntos clave de la temática y ayudar a la evocación de la información no representada.
  • Consistencia: para darle coherencia al contenido, es recomendable que todas las subcategorías de una rama principal muestren una misma estética (un mismo color, por ejemplo).
  • Escritura: generalmente se utiliza una palabra por línea, empleando las mayúsculas para que sea más legible.

Utilidades de esta técnica

Si bien, los mapas mentales cogieron popularidad en el ámbito docente, lo cierto es que sus usos se han expandido en todos los ámbitos del conocimiento, incluido el empresarial.

En concreto, los diagramas ayudan en los siguientes aspectos:

  • Memorización de información. Al comprimir de forma organizada y en una sola imagen contenidos que, desarrollados, ocuparían muchas páginas, facilitan la retención de ideas.
  • Facilitación de la comprensión sobre un tema complejo. Gracias a los mapas mentales, se puede comprender mejor un concepto difícil. Por ejemplo, en lugar de un completo manual con cientos de páginas sobre un proceso empresarial, los trabajadores pueden comprender mejor los pasos a través de estos diagramas.
  • Como resúmenes que son, también sirven para presentar proyectos laborales en una reunión de trabajo, por ejemplo.
  • Comparación de conceptos. Otro de los usos de los mapas mentales consiste en la relación de ideas y conceptos, en busca de semejanzas y diferencias.
  • Gracias a su representación gráfica, aumentan las probabilidades de asociación e integración creativas y permiten al cerebro seguirle la pista a ideas que, por lo general, permanecen en la oscuridad.
  • Planificación estratégica. Como señala Buzan en su libro Mapas mentales para la empresa, la naturaleza flexible y envolvente de los mapas mentales fortalece y añade valor en la planificación por escenarios, análisis PEST y análisis DAFO.

3 herramientas digitales para su creación

Aunque para hacer mapas mentales solo se necesita lápices y papel, gracias a las nuevas tecnologías es posible crear mapas mentales de forma sencilla y visualmente atractiva. Estas son algunas de las mejores aplicaciones con las que generar un diagrama de ideas, según la web Ticbeat:

  • GoConqr. Entre sus muchas funcionalidades centradas en el aprendizaje, esta plataforma permite generar, tanto en el móvil como en el ordenador, mapas mentales con diferentes plantillas temáticas sobre las que se pueden añadir recursos gráficos (enlaces, notas, imágenes…). Es una herramienta gratuita, aunque cuenta también con versión de pago.
  • Mindomo. Se trata de un software –tanto para móvil como escritorio- especialmente diseñado para crear mapas mentales a través de plantillas. Además, los diagramas se pueden ir construyendo de forma colaborativa entre varios usuarios, son convertibles en presentaciones de vídeo y compatibles con plataformas como Moodle, Canvas, Google Drive y Office365.
  • Mindmanager. Dirigido al sector empresarial, esta aplicación integra un completo gestor y creador de mapas mentales, que se pueden sincronizar en la nube. Tiene opción de idioma español y, aunque es de pago, cuenta con una versión de prueba gratuita.





New Call-to-action