902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

¿No consigues pasar los procesos de selección a pesar de tu excelente formación? ¿Te has estancado en un puesto de trabajo sin lograr promocionar dentro de la empresa? En el ámbito laboral, la experiencia y los conocimientos cuentan, pero si hay algo que impulsa una carrera profesional son las soft skills, es decir, las habilidades blandas.

¿Qué son las soft skills?

Según explican Cristóbal Cobo y John W.  Moravec en Aprendizaje Invisible: Hacia una nueva ecología de la educación, las soft skills se refieren a “un conjunto de capacidades que permiten a un sujeto desenvolverse de mejor forma en sus respectivos ámbitos de acción y resultan especialmente relevantes en contextos laborales y de socialización”.
Guía gratuita: Cómo potenciar el desarrollo personal y profesional
Por su parte, los doctores K. M. Bawge y Uttam B. Sapate, autores de Soft Skills Master, conciben las también llamadas habilidades blandas como “cualidades deseables para ciertas formas de empleo que no dependen del conocimiento adquirido e incluyen el sentido común, la capacidad de tratar con las personas y una actitud flexible y positiva necesarios para hacer que la vida sea competente, feliz y rica”.

Para Todd Smith, promotor de Little Things Matter, las soft skills comprenden esas cualidades y atributos necesarios para tener éxito en el lugar de trabajo” y abarcan la escucha activa, comunicación efectiva, positivísmo, gestión de conflictos, asunción de responsabilidad, respeto, confianza, colaboración interpersonal, gestión del tiempo, aceptar el feedback, trabajar bajo presión o ser agradable en el trato con los demás. Ahora bien, no se trata de una lista cerrada y otros autores mencionan otras habilidades blandas como la empatía, la ética laboral, el entusiasmo, la integridad, la motivación…

¿Por qué potenciar las soft skills?

En 1918, la Fundación Carnegie publicó la novedosa investigación A Study of Engineering Education, desarrollada por Charles Riborg Mann, que ponía de manifiesto por primera vez el impacto de las soft skills en el desarrollo profesional. Un siglo después, esta relevancia está más vigente que nunca; el estudio ha sido replicado por la Universidad de Harvard, la Fundación Carnegie y el Stanford Research Center, concluyendo que el 85% del éxito de una persona depende de las soft skills, mientras que las habilidades duras son las responsables solo del 15% restante.

Como señala el informe Brindging the Soft Skills Gap, de la Fundación Cámara de Comercio de Estados Unidos, “si bien las habilidades duras pueden ayudar a un solicitante de empleo a ‘poner un pie en la puerta’, son las habilidades blandas de una persona (su ética laboral, actitud, habilidades de comunicación e inteligencia emocional) las que son cruciales para el éxito profesional”.

De hecho, según el estudio The Soft SkillsJob Seekers Need Now, publicado en 2017 por iCIMS Hiring Insights, las habilidades blandas son extremadamente importantes a lo largo de toda la carrera profesional de una persona. Así, uno de cada tres reclutadores ha finalizado una entrevista de trabajo debido a que el candidato no presentaba las soft skills requeridas para el puesto y el 94% de los expertos en Recursos Humanos considera que un empleado con este tipo de capacidades tiene más oportunidades de ser promocionado a puestos de liderazgo que otro con más experiencia y conocimientos técnicos, pero con soft skills menos desarrolladas.

Este papel crucial de las soft skills es comprendido tanto por empleados como empleadores, pues el 77% de los profesionales y el 80% de los empresarios consideran que las habilidades blandas son importantes para el éxito en sus organizaciones.

¿Cómo mejorar las habilidades blandas?

Ahora bien, existe una discrepancia en cuanto a cómo de capacitados están los profesionales: mientras que el 63% de los recién graduados consideran que están muy preparados en habilidades blandas, solo el 14% de los reclutadores opina lo mismo, según el trabajo de la Cámara de Comercio americana.

¿Cómo podemos hacer frente a estas exigencias empresariales? Las habilidades blandas, igual que las duras, se pueden aprender. Así -continúa la investigación- el 80% de los nuevos titulados admiten que un curso sobre soft skills les ha permitido adquirir herramientas y técnicas para potenciar esta faceta profesional.

En este sentido, en la Escuela Europea de Management encontrarás el Curso Online Desarrolla tus Habilidades Personales, un programa de 32 horas de formación diseñado e impartido por mejores expertos mundiales en gestión, management, liderazgo, RRHH y ventas de las 20 mejores escuelas de negocio del mundo con el que podrás convertirte en un empleado competente, eficaz e importante para cualquier organización.

El curso, que pone a disposición del alumno un tutor en exclusiva, está dividido en cuatro grandes bloques, impartidos a través de diferentes metodologías (sesiones multimedia, fichas educativas y vídeos con mejores prácticas y experiencias personales de grandes especialistas):

  • Toma de decisiones alternativas.
  • La gestión del estrés.
  • Pensamiento creativo.
  • Inteligencia emocional.

¿Quieres abrirte las puertas del mercado laboral y los puestos directivos? Amplía tus soft skills con este completo programa formativo.

 





New Call-to-action