902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Cuando trabajas con otras personas, ya sean compañeros, jefes, colaboradores o subordinados, no siempre vas a estar de acuerdo con sus puntos de vista. ¿Qué puedes hacer en estos casos? En lugar de guardarte tus pensamientos, para no crear conflictos, o de actuar impulsivamente, causando un grave perjuicio en las relaciones interpersonales, lo más recomendable es desarrollar la diplomacia en la empresa.

¿Qué es la diplomacia en el trabajo?

La diplomacia en la empresa consiste en “administrar los intereses personales y colectivos con tacto, reduciendo las interacciones tóxicas en el trabajo”, señala Sindhujaa Kumar en el artículo 10 Science-Backed Strategies Used by Corporate Leaders to Gain Easy-Wins

Guía gratuita: Cómo potenciar el desarrollo personal y profesional

“Ser diplomático se refiere a la capacidad de una persona para navegar por las situaciones sociales con gracia, de modo que no surjan sentimientos difíciles al encontrar un equilibrio entre sus necesidades y las de las personas con las que trabaja”, añade Olivia Edwardson en The Benefits of Diplomacy in the Workplace.

¿Por qué es importante ser diplomático?

De este modo, con diplomacia en la empresa conseguirás plantear tus opiniones sin que ello afecte negativamente al ambiente laboral, pues como aseguran David A. Garvin y Joshua D. Margolis en  The Art of Giving and Receiving Advice, en estas situaciones, “equivocarse puede tener consecuencias perjudiciales (malentendidos, frustración, paralización en la toma de decisiones, soluciones mediocres, relaciones deshilachadas y desarrollo personal bloqueado) con costos sustanciales para los individuos y sus organizaciones”.

Gracias a la diplomacia en la empresa, se logran amortiguar los conflictos y hacer más fluidas las relaciones entre las personas, apostilla Rafael Cabarcos, presidente del Instituto Internacional de Diplomacia Corporativa.

¿Qué habilidades necesitas para desarrollar la diplomacia en la empresa?

En el arte de la diplomacia, las formas son muy importantes. De hecho, según el European Journal of Social Psychology, el entorno afecta a una negociación en un 40%. Sin embargo, es tu actitud lo que va a marcar el buen desarrollo de la conversación.

 

¿Qué habilidades debes potenciar para practicar con éxito la diplomacia en la empresa?

  1. Sinceridad. La diplomacia en la empresa no significa mentir o ser complacientes. En el primer caso, porque usar el engaño para convencer a los demás, a la larga, es contraproducente, pues acabará por descubrirse la verdad, minando la confianza depositada en ti. En el segundo, porque el objetivo de la diplomacia es hacer valer tu postura, tanto para estar de acuerdo como para decir ‘No’. “La sinceridad no está necesariamente reñida con la educación; tiene más que ver con saber enviar mensajes de manera clara y amable, pero asertiva. Eso hacen las personas diplomáticas”, comenta Sara Clemente en Personas diplomáticas: 5 rasgos que las caracterizan.
  2. Inteligencia emocional. Para dominar el arte de la diplomacia en la empresa, necesitas disponer de una alta inteligencia emocional que te permita profundizar en tus sentimientos y los del resto de personas, comprenderlos y actuar en consecuencia. Solo así podrás inspirar a tu interlocutor, persuadiéndolo, no imponiéndote. Como señala Chris St. Hilaire en 27 Técnicas de persuasión: Estrategias para convencer y ganar aliados, “la verdadera persuasión no consiste en torcer el brazo del adversario o en embaucarlo; sino que en crear un consenso cuando hay un conflicto o reina la indiferencia”.
  3. Empatía. Como parte de esta inteligencia emocional, para desarrollar la diplomacia en la empresa también necesitas practicar la empatía, es decir, ponerte en la piel de las otras personas para lograr llegar a acuerdos win-to-win en los que todas las partes intervinientes están satisfechas, pues a través de las estrategias ganar-ganar como vas a forjar lazos de confianza y respeto que eviten futuros incumplimientos.
  4. Escucha activa. Una actitud diplomática no solo se basa en lo que se transmite y cómo se comunica, sino también en cómo y cuánto se escucha. Las personas diplomáticas muestran una alta escucha activa, para comprender los puntos de vista de los demás sin juicios de valor, prestando atención tanto al lenguaje verbal como a la comunicación no verbal. Como sostienen Harry Weger, Gina Castle y Melissa Emmett en Active Listening in Peer Interviews: The Influence of Message Paraphrasing on Perceptions of Listening Skill, uno de los elementos más importantes de una buena comunicación es escuchar, ya que construye profundas relaciones positivas
  5. Apertura mental. En este sentido, cuanto mayor abierto de mente seas, más posibilidades de comprender a los compañeros tendrás. Muéstrate curioso, flexible, dispuesto a conocer nuevas formas de entender el mundo y ser tolerante con otras ideas y prácticas, aunque se trate de críticas hacia tu persona. Afrontar el feedback negativo es el primer paso para mejorar. “El mundo como lo hemos creado es un proceso de nuestro pensamiento. No puede ser cambiado sin cambiar nuestro pensamiento”, decía Albert Einstein.
  6. Asertividad. Ser asertivo es otra de las habilidades esenciales para lograr la diplomacia en la empresa. “Cuando se aborda un conflicto con un colega, las palabras importan”, afirma Amy Gallo en Choose the Right Words in an Argument. ¿Cómo vas a lograr un ambiente laboral positivo si, al plantear tus opiniones, hieres al resto?
  7. Comunicación. Por último, la diplomacia en la empresa requiere de grandes habilidades de comunicación, desde adaptar el lenguaje al contexto o apoyar la información con los gestos o la posición corporal hasta usar el rapport y saber elegir las palabras adecuadas. Como aseguró el filósofo Bertrand Russell “si te equivocas en el término, te equivocas en el concepto”.

¿Te gustaría contar con estas 7 ‘soft skills’? En el Curso Online Executive en Desarrollo Personal de la Escuela Europea de Management podrás desarrollar estas y otras habilidades y competencias interpersonales para reforzar tu eficacia profesional.


New Call-to-action