902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Las empresas, en la actualidad, buscan profesionales que, además de conocimientos técnicos, posean sólidas ‘habilidades blandas’, como inteligencia emocional, resolución de problemas, capacidad de trabajo en equipo… La competencia creativa conforma el Top Ten de estas ‘soft skills’. ¿La tienes? Descubre cómo desarrollar la creatividad.

¿Qué es la creatividad?

Desde la invención de la rueda hasta el último lanzamiento al espacio, la creatividad forma parte de la humanidad como respuesta a la curiosidad innata de las personas o, en palabras de Sydney Parnes, autor de Creatividad: liberar potencial humano, como “esa capacidad para encontrar relaciones entre ideas antes no relacionadas, y que se manifiestan en forma de nuevos esquemas, experiencias o productos nuevos”.
Guía: Claves para el éxito en la gestión de personas

Se trata de “cualquier acto, idea o producto que cambia un campo ya existente o que transforma un campo ya existente en uno nuevo”, según la define Mihalyi Csikszenmihalyi en Creatividad. El fluir y la psicología del descubrimiento y la invención. Ahora bien, como apostilla Fromm, no es una cualidad de la que estén dotados algunos profesionales específicos, como artistas o creadores, sino que descansa en cualquier persona, a la espera de ser encendida.

No obstante, el hecho de que la creatividad sea inherente al ser humano no excluye la dificultad que conlleva el proceso creativo, pues como pone de manifiesto María Teresa Esquivias Serrano en Creatividad: definiciones, antecedentes y aportaciones “implica la capacidad de integrar los procesos cognitivos menos complicados, hasta los conocidos como superiores para el logro de una idea o pensamiento nuevo”.

¿Cómo desarrollar la creatividad?

Afortunadamente, los profesionales disponen de herramientas y técnicas que les guían en cómo desarrollar la creatividad. Estas son algunas de ellas:

Lluvia de ideas

El brainstorming es, sin duda, el ‘top of mind’ cuando hablamos de técnicas creativas. A través de esta metodología, desarrollada por Alex F. Orborn, los participantes tratan de aportar nuevas ideas siguiendo el siguiente proceso:

  • Los participantes ponen sobre la mesa posibles opciones, independientemente de su viabilidad, adecuación o trascendencia y sin que se puedan aducir críticas por los compañeros.
  • El grupo se divide en diferentes equipos que organizan las diferentes propuestas.
  • Sobre estas aportaciones, los equipos realizan sugerencias de mejora.
  • Reunidos de nuevo, los profesionales deciden cuáles son las ideas más acertadas y sus posibilidades de ejecución.

Los seis sombreros para pensar

Otra forma sobre cómo mejorar la creatividad es esta dinámica, plasmada por Edward De Bono y Ofelia Castillo en su libro El pensamiento creativo. La metodología es sencilla, pero altamente eficaz por su capacidad para reunir diferentes roles y puntos de vista dentro del equipo, fomentando la libertad para exponer ideas sin juicios de valor. ¿Cómo se lleva a cabo? Los participantes de dividen metafóricamente bajo diferentes sombreros de colores, ofreciendo una perspectiva concreta del proyecto según cada caso:

  • Blanco: hechos prácticos y probados.
  • Rojo: emociones y sentimientos.
  • Negro: posibles problemas o adversidades.
  • Amarillo: previsibles beneficios.
  • Verde: alternativas y soluciones a los problemas.
  • Azul: aspectos organizativos y de planificación y ejecución.

Asociación forzada

¿Recuerdas aquel juego televisivo en el que los concursantes debían dar usos nuevos a un objeto cualquiera? En esta técnica se realiza un ejercicio parecido: cada profesional recibe una decena de tarjetas y, en la mitad apunta un elemento relacionado con el proyecto en sí en cada una, mientras que en las otras cinco escribe la primera palabra que se le ocurra.

Para llegar a conclusiones viables, se coge una tarjeta de cada montón y se construye una posible solución al problema a partir de las ideas anotadas, sin valorar si es posible o no llevarlo a cabo.

Sinéctica

Algo similar se produce en esta metodología, ideada por el inventor y psicólogo William J. J. Gordon en  Sinéctica. El desarrollo de la capacidad creadora. En este procedimiento creativo, se facilitan a los equipos diferentes verbos que deben ser usados por los profesionales para resolver un problema concreto.

Las acciones que se suelen utilizar en el ámbito empresarial son términos como sustraer, añadir, sustituir, fragmentar, contradecir, enfatizar, distorsionar, animar, entre otras.

El cuestionamiento

En este caso, para aprender cómo desarrollar la creatividad hay que comenzar poniendo en duda los parámetros establecidos. Se trata de una técnica que ayuda a los trabajadores a los pensar fuera de la caja y no dar nada por sentado.

¿Cómo funciona? En lugar de buscar alternativas o nuevas ideas, esta metodología comienza cuestionando si lo que se está haciendo hasta ahora es lo correcto y, a partir de ahí, se estudia si habría otros modos mejores de actuar.

Si estás interesado en conocer más técnicas sobre cómo desarrollar la creatividad u otras ‘soft skills’, en la Escuela Europea de Management impartimos el Curso Online de Desarrollo de Habilidades Personales en el que conseguirás las pautas para loma de decisiones alternativas, la gestión del estrés, el desarrollo del pensamiento creativo y el impulso de la inteligencia emocional.




New Call-to-action