902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Seguro que en tu entorno conoces personas distantes, esas con las que no consigues conectar por mucho que te lo propongas y que, en muchas ocasiones, logran desconcertante por su frialdad. Ese jefe de corazón de hielo al que parece no importar tus graves problemas personales o ese compañero que siempre va a su aire, sin relacionarse con el resto del equipo son algunos claros ejemplos laborales de esta personalidad. ¿Cómo dialogar con gente fría de este tipo?

¿Cómo son las personas distantes?

Las personas distantes se caracterizan por su falta de inteligencia interpersonal, es decir, por construir muros emocionales con el resto, lo que puede dar la sensación de que los problemas o sentimientos ajenos no les interesan, haciendo que resulte difícil dialogar con gente fría.

Guía gratuita: Cómo potenciar el desarrollo personal y profesional

Según señala Claudio Navarro, en el artículo ¿Qué hago para tratar con una persona emocionalmente distante?,acostumbran a poner barreras para no dejar que el otro entre, a pesar de los intentos que ese otro pueda hacer; tienen serias dificultades para crear y permanecer en espacios de intimidad emocional con el otro; y algunas pueden manifestar cierto grado de falta de empatía y compasión, ser muy críticos y hasta aislarse”.

En este sentido, Arturo Torres, en Personas emocionalmente distantes: sus 5 características típicas, recoge los rasgos que definen a este tipo de individuos:

  • Son desconfiados: prefieren las situaciones en las que no tengan que depender de la buena voluntad de otros y optan por mantener una actitud pasiva.
  • Evitan el contacto físico, al considerarlo un acto de intimidad en el que se sienten más vulnerables.
  • Son muy formales en sus relaciones de amistad, de modo que apenas muestran señales de afecto.
  • Ocultan sus emociones incluso en ambientes íntimos como medio de defensa para evitar salir heridas al mostrar sus debilidades.
  • Se mantienen en su zona de confort, dedicando su tiempo a una rutina y un círculo social muy encorsetado.

Una muestra de esta conducta pudimos verla en la película Los padres de ella, cuando el protagonista acude al mostrador del aeropuerto para subir a un avión, donde le esperaba una trabajadora muy peculiar.

¿Cómo dialogar con gente fría?

Aunque el personaje de Ben Stiller se rindió rápidamente en esta escena cinematográfica, es posible dialogar con gente fría. En este sentido, la psicóloga y psicoterapeuta Harriet Lerner, autora de Why Won’t You Apologize?: Healing Big Betrayals and Everyday Hurts, propone una serie de pautas a la hora de tratar con personas distantes:

  1. Respeta las diferencias. Cada persona tiene su propia personalidad y tienes que ser consciente de que las diferencias entre unos y otros no los convierten en mejores, ni peores, sino en distintos. Por tanto, debes practicar la comprensión. Querer que una persona distante emocionalmente sea cariñosa y abierta es como pedirle a un gato que actúe como un perro.
  2. No te lo tomes como algo personal. Es cierto que esta actitud de aislamiento te puede llevar a pensar si esa persona tiene un problema personal contigo. No, su comportamiento es generalizado, así que cuando no te felicite por tu ascenso o no te pregunte por tu reciente paternidad, no lo consideres una afrenta personal.
  3. No lo agobies. Perseguir a una persona distante solo conseguirá que se aleje aún más. Para dialogar con gente fría es importante que le des tiempo para que puedan mostrar sus reacciones.
  4. Dale espacio. En este mismo sentido, ir detrás de estas personas dándoles consejos sobre cómo deben actuar tampoco es una buena idea. Como señala la autora, la gente distante se abre más libremente cuando el compañero no los persigue o critica.
  5. Modera la intensidad. Es probable que la inexistencia de respuesta emocional por parte de la otra persona te haga intensificar tu discurso, alzando la voz, interrumpiéndolo, aportando muchos argumentos… con la esperanza de que ‘reaccione’. Pero su frialdad no quiere decir que no esté escuchándote, sino que no lo exterioriza, así que por mucho que insistas, no lo hará.
  6. Haz propuestas, no diagnósticos. Si quieres dialogar con gente fría, debes dejar de lado tus valoraciones sobre el carácter de esa persona y proponer planes que faciliten el acercamiento. Por ejemplo, en lugar de decirle al compañero que parece que no le caes bien, porque nunca va a tomar algo después del trabajo’, es mejor invitarlo para el viernes a la quedada del equipo para despedir la semana.
  7. Habla sobre tus metas. En lugar de tratar de conseguir alguna información sobre los propósitos y emociones de una persona distante a través de preguntas directas sobre él, céntrate en tu persona. Hablar sobre tus planes, valores o sentimientos puede inducir al otro a abrirse un poco más.
  8. Insiste en esta actitud. Dialogar con gente fría no es algo que vayas a conseguir de forma inmediata, sino que debes construir la conexión a lo largo del tiempo, lo que implica no hacer reproches sobre su distanciamiento emocional.
  9. Valora sus pequeños avances. Por el contrario, es importante reconocer esos detalles que hacen vislumbrar que hay algo bajo esa armadura. Por ejemplo, si un jefe poco empático te concede unos días de permiso para atender un asunto personal, agradécele su comprensión.
  10. Muestra tú el cambio. La personalidad de las personas distantes les permite mantenerse en esa zona de confort sin visibles molestias, así que, si quieres dialogar con gente fría, debes ser tú el que primero que modifique su actitud y aplique los consejos anteriores.

Para mejorar esta capacidad comunicativa, como otras soft skills, la Escuela Europea de Management ha diseñado el Curso Online Desarrolla Tus Habilidades Personales, un completo programa formativo para aquellos que siempre están en la búsqueda de una mejora continua a nivel individual y profesional.

 


New Call-to-action