902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

La alta competitividad a la que se enfrentan las compañías en la actualidad conlleva la necesidad de intensificar los esfuerzos en la mejora de las habilidades del capital humano. En este sentido, el 84% de los directivos consideran como un factor muy importante la introducción de programas de capacitación y desarrollo personal en una empresa, según el informe Global Human Capital Trends 2016, de Deloitte.

Guía gratuita: Cómo potenciar el desarrollo personal y profesional

Pero, ¿cómo debe concebirse este aprendizaje y cómo pueden los responsables de la gestión del capital humano impulsarlo? Para ello, repasaremos los siguientes aspectos:

  • Concepto de capacitación y desarrollo personal en una empresa
  • La capacitación en la actualidad: un nuevo enfoque
  • Pautas para el diseño de planes de capacitación
  • Beneficios de la formación profesional

Concepto de capacitación y desarrollo personal en una empresa

Son muchos los autores que han estudiado y conceptualizado la capacitación profesional.

Una de las definiciones más sencillas es la aportada por William Werther y Keith Davis en su trabajo Administración de personal y recursos humanos, donde describen la capacitación y desarrollo personal en una empresa como “una actividad que se enseña a los empleados como forma de desempeñar su puesto actual”.

En este sentido, Gary Dessler, autor de A Framework for Human Resource Management, amplía el concepto introduciendo el objetivo de la misma: “La capacitación consiste en proporcionar a los empleados, nuevos o actuales, las habilidades necesarias para desempeñar su trabajo”.

Por su parte, el trabajo La estrategia de capacitación y su relación con la estrategia empresarial: objetivos de la capacitación y objetivos empresariales, de Sara Díaz Hidalgo, Alicia Grillo González , Ivonne Torrente Pons, la define como “la acción que permite preparar al individuo para el ejercicio eficiente (competencia) de un oficio o profesión, cuyo nivel de complejidad abarca desde una simple habilidad, hasta el dominio profundo de conocimientos tecnológicos avanzados así como la formación de hábitos cognoscitivos y capacidad creativa, que le permita enfrentar la dinámica del proceso productivo y de servicios en su área de influencia laboral”.

Mientras, Idalberto Chiavenato, en  Administración de Recursos Humanos, la concibe como “un proceso educativo a corto plazo, aplicado de manera sistemática y organizada, mediante el cual las personas aprenden conocimientos, actitudes y habilidades, en función de objetivos definidos”.

La capacitación en la actualidad: un nuevo enfoque

Ahora bien, este último autor destaca que “la capacitación debe tratar de experiencias de aprendizaje hacia lo positivo y benéfico, así como completarlas y reforzarlas con actividades para que los individuos en todos los niveles de la empresa puedan adquirir conocimientos con mayor rapidez y desarrollar aquellas actitudes y habilidades que los beneficiaran así mismos y a la empresa”.

Por ello, para que las políticas de desarrollo de los profesionales tengan éxito, las organizaciones deben huir de metodologías anticuadas y enfoques estáticos. Como explica Ernesto Gore en La educación en las empresas: aprendiendo en contextos organizativos, “la capacitación es, potencialmente, un agente de cambio y de productividad, en tanto sea capaz de ayudar a la gente a interpretar las necesidades del contexto y adecuar la cultura, la estructura y la estrategia (en consecuencia el trabajo) a esas necesidades”.

¿Y cómo se consiguen estos resultados? Se trata, como recoge el citado informe de Deloitte, de que los departamentos de Recursos Humanos pasen de ser “proveedores de educación a facilitadores de experiencias”.

Pautas para el diseño de planes de capacitación

Así, a la hora de elaborar planes de capacitación y desarrollo personal de una empresa, los responsables de la gestión del capital humano deben atender a las siguientes pautas:

  • Constancia: con el vertiginoso ritmo con el que evolucionan los mercados y las cada vez más altas exigencias del sector empresarial, la formación de los empleados debe ser continua y rápida, permitiendo a las plantillas estar preparadas para afrontar los nuevos retos.
  • Tecnología: los responsables de Recursos Humanos deben aprovechar las ventajas y funcionalidades que ofrecen las nuevas tecnologías para crear iniciativas de capacitación y desarrollo personal más eficientes. De hecho, existen muchas investigaciones que ponen de relieve los mejores resultados de los nuevos sistemas de aprendizaje (e-learning, blended learning, mobile learning…) frente al aprendizaje presencial tradicional.
  • Personalización: no basta con ofrecer cursos o actividades formativas genéricas para todo el personal, sino que la clave de los programas radica en la adaptación a las necesidades de cada uno de los trabajadores.
  • Innovación: las empresas deben incorporar las nuevas arquitecturas del aprendizaje a las acciones de capacitación y desarrollo personal, pasando del formato de conferencia al de experiencia y convirtiendo a los profesionales en el centro de la formación, generando espacios dinámicos y participativos, que realmente consigan una adquisición real de nuevas competencias.
  • Enfoque: para que el impacto del aprendizaje sea excelente, las iniciativas formativas deben estar alineadas con las necesidades y objetivos de la empresa, en base a un estudio profundo de las áreas de mejora de cada empleado, en relación a sus funciones y metas.

Beneficios de la capacitación profesional

De seguir estas pautas en el plan de capacitación, los efectos positivos generados en la empresa afectarán a todos los niveles.

En este sentido, un adecuado programa de desarrollo profesional conseguirá los siguientes beneficios:

  • Mejora la satisfacción laboral de la plantilla.
  • Potencia la autoconfianza de los empleados.
  • Facilita la autonomía de los trabajadores, mejorando la eficacia.
  • Potencia la atracción de los mejores talentos, seducidos por la buena imagen de la compañía como lugar para trabajar.
  • Impulsa el desarrollo de nuevos líderes.
  • Propicia la comunicación entre todos los miembros de la organización.
  • Reduce los errores profesionales y accidentes laborales, al estar más preparados y trabajar con mayor seguridad y confianza.
  • Facilita la innovación, lo que redunda en un mejor posicionamiento en el mercado.
  • Permite una mejor adaptación a los cambios y gestión de crisis, al contar con las herramientas para ello.
  • Aumenta la productividad y, por tanto, la rentabilidad.

Por tanto, la capacitación y desarrollo personal en una empresa no puede entenderse como una opción, sino como una necesidad de primer orden. En la Escuela Europea de Management comprendemos esta importancia, ofreciendo más de 19.000 recursos formativos impartidos por expertos de primer orden internacional en el ámbito de la gestión empresarial y liderazgo a través de la plataforma tecnológica de Crossknowledge, el líder mundial en teleformación.

Post relacionados:




New Call-to-action