902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

La atención selectiva es una cualidad esencial en el ámbito profesional, pues gracias a ella vamos a poder discernir entre qué es importante y qué es superfluo y ser capaces de concentrarnos en lo primero, sin sobrecargarnos y sin dejarnos llevar por las continuas distracciones a las que estamos expuestos.

En el trabajo se produce un flujo de información constante que dificulta la concentración: llamadas de teléfono, interrupciones de compañeros, conversaciones ajenas, personas que entran y salen de la oficina… Todos estos distractores pueden ralentizarnos en la ejecución de nuestras tareas e, incluso, hacernos olvidar cuáles son nuestros objetivos reales. ¿Cómo podemos desarrollar nuestra atención selectiva y focalizarnos en las metas importantes?
Guía gratuita: Cómo potenciar el desarrollo personal y profesional

El concepto de atención

Para lograr un alto rendimiento, los profesionales necesitan disponer de una buena capacidad de atención. En este sentido, William James, en Principios de psicología, recoge que el concepto de atención supone dejar ciertas cosas para tratar efectivamente otras. “No es solamente la capacidad mental para captar la mirada en uno o varios aspectos de la realidad y prescindir de los restantes, es el tomar posesión por parte de la mente, de forma clara y vívida, de uno de entre los varios posibles objetos de pensamiento que aparecen simultáneamente”, explica el experto.

Según señala Soledad Ballesteros en Psicología General I (Vol. 2): Atención y percepción, la atención es “el proceso a través del cual podemos dirigir nuestros recursos mentales sobre algunos aspectos del medio, los más relevantes, o bien sobre la ejecución de determinadas acciones que consideramos más adecuadas de entre las posibles”.

Tipos de atención

Ahora bien, de acuerdo con Álvaro Sánchez López, autor de la tesis Atención selectiva como mecanismo de regulación emocional y factor de vulnerabilidad a la depresión, dentro del concepto de atención, existen distintos tipos en función de interés del sujeto:

  • Atención dividida: consiste en tratar de atender todos los aspectos de la información que se puedan al mismo tiempo y es asociada con la idea de multitarea.
  • Atención sostenida: se trata de la capacidad de mantener el foco atencional en un asunto y permanecer alerta durante periodos de tiempo relativamente largos.
  • Atención selectiva: hace referencia al proceso por el cual el organismo procesa tan solo una parte de la información, dando respuesta a aquellas demandas que son realmente útiles o importantes y reduciendo la sobrecarga del sistema cognitivo.

Concepto de atención selectiva

Respecto a esta última categoría, Sonia Russel, en The development and Training of Autistic Children in Separate Training Centres and In Centres for Retarded Children, describe la atención selectiva como “la capacidad para atender a uno o dos estímulos relevantes sin confundirse ante el resto de estímulos que actúan como distractores”.

De este modo, como desglosan Jane E. Raymond y Mark J. Fenske en Affective Influences of Selective Attention, la atención selectiva engloba tanto la selección de información relevante proveniente del medio interno y externo del organismo, como la inhibición de estímulos irrelevantes.

Se trata, según Isidro Migallón, autor del artículo Atención Selectiva: Definición y concepto, de “la actividad que pone en marcha y controla todos los procesos y mecanismos por los cuales el organismo procesa tan solo una parte de toda la información y/o da respuesta tan solo a aquellas demandas del ambiente que son realmente útiles o importantes para el individuo”. Gracias a ella, podemos controlar nuestra capacidad cognitiva, afrontar situaciones nuevas, prevenir al organismo de una excesiva carga de información o estructurar nuestra actividad en función de los objetivos marcados.

Es, por tanto, “un mecanismo eficiente de selección de los estímulos que permite, tanto discriminar, como eliminar el efecto de estímulos irrelevantes”, según aseguran Richard P. Heitz y Randall W. Engle en Focusing the Spotlight: Individual Differences in Visual Attention Control.

El proceso de la atención selectiva

Partiendo de este concepto de atención selectiva, el proceso se divide en varias fases. Aunque existen diferentes modelos (como el de Posner o de LaBerge), en términos generales, la atención selectiva se da a través de las siguientes etapas:

  • Selección: consiste en la operación de escoger o seleccionar la información específica sobre la cual recaerá el foco atencional, a partir de toda la información percibida.
  • Preparación: se trata de la activación y dirección de la atención hacia ese estímulo seleccionado.
  • Mantenimiento: supone sostener el foco en dicho estímulo durante un periodo de tiempo que permita su procesamiento.

Ejercicios de atención selectiva

¿Cómo podemos centrar nuestra atención en un único estímulo, dada la gran cantidad de información que recibimos al mismo tiempo? En Neuropsicología se emplean diferentes herramientas para evaluar y potenciar la atención selectiva:

  • Prueba de Stroop. Representa uno de los ejercicios más populares en materia de atención selectiva y consiste en presentar ante la persona diferentes nombres de colores, dibujados con tinta de un color distinto al que se menciona (por ejemplo, verde escrito en color rosa).
  • Ejercicio go/no go. En este caso, se expone a los participantes a una continua llegada de información, pidiéndoles que ejecuten una acción cuando se produzca una determinada circunstancia, como golpear una mesa cuando escuchen una palabra con la letra A.
  • Test de atención breve. Para este ejercicio, se leen secuencias de letras y números más o menos largas y el sujeto debe decir el número de cifras de la lista, obviando los caracteres. La actividad se repite de forma inversa, contando las letras, en lugar de los números.
  • Test de Hayling. Se divide también en dos fases: en la primera, el participante tiene que completar una oración con una palabra coherente; en la segunda, debe acabar la frase con algo que no guarde relación alguna con la sentencia.

¿Quieres aumentar tu capacidad de atención selectiva? En la Escuela Europea de Management impartimos el Curso Online Desarrolla tus Habilidades Personales, con el que mejorar tanto en el ámbito profesional, como en el personal.

 





New Call-to-action