902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

El autoconocimiento emocional es uno de los elementos básicos que conforman el  CE( Cociente Emocional) de los individuos y, por tanto, se configura como una capacidad de extraordinario impacto tanto en la vida personal como profesional.

Por ejemplo, el estudio A time-lagged study of emotional intelligence and salary analizó de forma empírica la relación entre este autoconocimiento emocional y el éxito laboral de 126 estudiantes universitarios a lo largo de una década. El resultado fue que aquellos jóvenes con una alta inteligencia emocional lograban prosperar más, asumir puestos de mayor responsabilidad y gozar de mejores salarios que los que participantes con CE  más bajos. De ahí que numerosas investigaciones correlacionen el liderazgo con el autocontrol emocional.

Guía gratuita: Cómo potenciar el desarrollo personal y profesional

Ahora bien, ¿en qué consiste este autoconocimiento emocional y, sobre todo, cómo se puede conseguir?

El autoconocimiento emocional

El autoconocimiento emocional parte de la Teoría de las Múltiples Inteligencias desarrollada por Howard Gardner, según la cual la inteligencia de una persona está compuesta por diferentes tipos de capacidades: lingüístico-verbal, lógico-matemática, espacial o visual, musical, corporal-kinestésica, naturalista, interpersonal e intrapersonal.

Es en esta última -entendida como la habilidad para conocerse a uno mismo, identificar sus emociones y saber gestionarlas- es donde se incluye el concepto de autoconocimiento emocional. Se trata de la capacidad de reconocer un sentimiento en el mismo momento en que surge, de ser conscientes de esos estados de ánimo y controlar las reacciones que provoca.en cada uno.

Ahora bien, el autoconocimiento emocional no representa un bloqueo de las emociones, sino una correcta gestión de los sentimientos. Como explica Daniel Goleman, autor del best-seller Emotional Intelligence, “una sana maduración personal no pasa por eliminar los sentimientos angustiosos, sino por aprender a detectarlos y tratarlos adecuadamente”.

Tipos de personas según su autoconocimiento emocional

¿Cuál es tu nivel de madurez emocional? Según John Mayer, autor de Personal Intelligence: The Power of Personality and How it Shapes our Lives, podemos distinguir tres modelos de personas según el grado de autoconocimiento emocional que han desarrollado:

  • Los atrapados por sus emociones: son aquellos que se ven superados por sus estados de ánimo. Sus emociones les controlan y manifiestan comportamientos inconstantes y exagerados.
  • Los resignados a sus sentimientos: en este caso, los sujetos sí son capaces de identificar las emociones que les surgen en cada momento, pero no tienen la habilidad para gestionarlas, dejándose arrastrar por ellas con resignación.
  • Los conscientes de sí mismos: este grupo de individuos ha logrado el pleno autoconocimiento emocional y, por ello, saben detectar qué sienten, por qué, a qué les conduce este estado de ánimo y cómo controlar su reacción. Como consecuencia, mantienen la calma en todo momento, son asertivos en sus relaciones interpersonales, admiten adecuadamente las críticas o situaciones adversas y muestran grandes dosis de autoconfianza y humor.

Pasos para conseguir la consciencia emocional

¿Cómo puedes lograr llegar a un alto nivel de autoconocimiento emocional? Del mismo modo que se puede trabajar la Inteligencia Emocional en su conjunto, la consciencia sobre uno mismo también puede ser desarrollada por las personas. En este sentido, según la psicóloga, coach y profesora de la Universitat Oberta de Catalunya, este control emocional puede lograrse a través del siguiente proceso:

  • Evaluar la situación emocional. El primer paso para lograr el autoconocimiento emocional es analizar qué nos pasa, es decir, qué es lo que estamos sintiendo: Es importante realizar esta autoexploración con asiduidad a lo largo del día.
  • Identificar el sentimiento. Se trata de profundizar al máximo en los matices de cada sentimiento, evitando confundir unas emociones con otras similares: miedo, angustia, ira, alegría, entusiasmo…
  • Determinar la causa. ¿A qué se debe un determinado estado de ánimo? Esta es la tercera pregunta que debemos hacernos, es decir, averiguar qué ha motivado esa emoción.
  • Aceptar el estado de ánimo. Tanto si es positivo como negativo, es esencial aceptar las emociones, liberándonos de los prejuicios y sin olvidar que la clave de la gestión emocional está en cómo expresamos ese sentimiento, no en la emoción en sí.
  • Integrar la emoción en la conducta. Se trata, por último, de reconducir la reacción que ese estado de ánimo provoca hacia un comportamiento adecuado según nuestros valores.

Para ayudarte en este proceso de autoconocimiento emocional, en la Escuela Europea de Management ponemos a tu disposición el Curso Online de Desarrollo de Habilidades Personales con el que podrás alcanzar resultados inmejorables.




New Call-to-action