902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

Si te proponemos imaginar una puesta de sol en una playa, seguramente te resulte fácil visualizar esa estampa. Pero, ¿y si la puesta de sol es en Saturno? El proceso imaginativo se complica por la falta de información anterior sobre esa escena. Hacer conexiones abstractas resulta complejo, pero es clave para potenciar el pensamiento creativo, una habilidad cada vez más demandada por las empresas.

El Design Thinking en la empresa

El conocido como Design Thinking se basa en la construcción de nuevas ideas, a diferencia del razonamiento analítico, vinculado a la descomposición de los conceptos existentes. Así, como apuntan Aline Baeck y Peter Gremett en Design Thinking; Expanding UX Methods Beyond Designers, mientras los enfoques analíticos o lógicos se centran en reducir las opciones de diseño, el pensamiento de diseño trata de aportar más y más alternativas al hacer conexiones abstractas, fomentando el pensamiento fuera de la caja. “La capacidad de hacer conexiones abstractas, encontrar nuevas opciones y proponer ‘mejores’ alternativas es muy valiosa en una variedad de contextos”, afirma Mark Baskinger en Crossing the Creative Divide.

Guía gratuita: Cómo potenciar el desarrollo personal y profesional

Esto se debe a que esta generación de “ideas salvajes” es lo que permite a las organizaciones aportar un valor añadido y estar siempre por delante de la competencia. “Para innovar y ganar, las empresas necesitan el Design Thinking”, señala Roger L. Martin en Design of Business: Why Design Thinking is the Next Competitive Advantage. De hecho, las organizaciones que han introducido este modelo de pensamiento abstracto sostienen que han mejorado su cultura de trabajo, los procesos de innovación son más eficientes, los usuarios están más implicados y los costes se han reducido, según el estudio Parts Without a Whole? The Current State of Design Thinking Practice in Organizations, del Hasso Plattner Institute

No hay que olvidar que, según los estudios en Neurociencia, el cerebro es perezoso y trata de economizar al máximo la energía, por lo que, ante la resolución de problemas, la mente tiende a tomar el camino que conoce y que ofrece menor resistencia. “Afortunadamente, las redes neuronales que gobiernan tanto la percepción como la imaginación pueden reprogramarse: al desplegar la atención de manera diferente, la corteza frontal, que contiene reglas para la toma de decisiones, puede reconfigurar la forma de hacer conexiones abstractas para que pueda ver cosas que no había visto antes”, explica Gregory Berns en Neuroscience Sheds New Light on Creativity.

5 fases para hacer conexiones abstractas

En este sentido, Martin señala que «ninguna idea nueva puede ser probada de manera inductiva o deductiva utilizando datos pasados», sino que para hacer conexiones abstractas es esencial adoptar la «lógica abductiva», es decir, realizar saltos lógicos basados ​​en datos observados que no encajan con los modelos actuales.

Ahora bien, no se trata de precipitarse, sino que estos saltos deben seguir un proceso creativo que combina la parte lógica y la abstracta. Para ello, el Hasso Plattner Institute de Stanford ha diseñado un modelo de Design Thinking compuesto por 5 fases:

  1. Empatizar: se trata de aprender todo lo posible sobre el problema que estamos intentando resolver, lo que conlleva estudiar a la audiencia, consultar a expertos, involucrarse en el problema…
  2. Definir: el siguiente paso para hacer conexiones abstractas se basa en reunir toda esa información y ordenarla, de modo que podamos obtener una idea sobre las necesidades que existen en torno al asunto, dejando de lado prejuicios y suposiciones personales.
  3. Idear: la fase más crucial de este proceso consiste en generar numerosas ideas para dar solución creativa a ese problema.
  4. Prototipar: el objetivo de esta etapa es realizar prototipos de una o varias ideas, evaluando cómo funcionan en la resolución del problema y cuáles son las limitaciones de cada uno de ellos y si son solucionables.
  5. Probar: para finalizar, el proceso de hacer conexiones abstractas concluye con el testeo de los prototipos y la implementación de modificaciones y perfeccionamientos para que la propuesta final sea lo más eficiente posible.

Para desarrollar el pensamiento creativo y aprender a hacer conexiones abstractas, en la Escuela Europea de Management impartimos el Curso Online Desarrolla tus habilidades personales, un programa en el que podrás conocer cómo se adoptan decisiones alternativas y cómo aplicar el Design Thinking.


New Call-to-action