902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

La Real Academia de la Lengua Española define el optimismo como la “propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable”. Ahora bien, ¿en qué ayuda contar con esta perspectiva positiva? Son muchos los estudios que han puesto de manifiesto la importancia del optimismo en el éxito personal y laboral.

Optimistas Vs. pesimistas

Según el reputado psicólogo Martin Seligman, autor de Optimismo aprendido (Learned Optimism), existen diferencias significativas que caracterizan a las personas optimistas de las pesimistas:

  • Responsabilidad. Las personas optimistas asumen su responsabilidad ante los acontecimientos que experimentan, es decir, se conciben como causas de su situación, mientras que los pesimistas se ven a sí mismos como efectos de los acontecimientos externos, sintiéndose impotentes ante el devenir de las cosas.
  • Actitud. Como consecuencia, son capaces de evaluar medidas que pueden tomar para mejorar o cambiar sus circunstancias sin caer un los riesgos del llamado optimismo tóxico. Por el contrario, los pesimistas adoptan una actitud reactiva, esperando pasivamente a que su entorno cambie –a poder ser- a su favor.
  • Constancia. El hecho de saber que pueden cambiar las cosas, convierte a los optimistas en individuos más perseverantes, logrando alcanzar sus objetivos, a diferencia de los pesimistas, que suelen desistir de sus metas ante el primer obstáculo que se presente.
  • Autoestima. Junto a esto, la importancia del optimismo también radica en que las personas con esta actitud valoran sus fortalezas por encima de sus debilidades, centrándose en los aspectos positivos, al revés que los pesimistas, que focalizan su atención en los hechos negativos.
  • Gestión emocional. Esta autoestima y seguridad en sí mismos lleva a los optimistas a desarrollar emociones positivas, como el coraje, el entusiasmo, la pasión y la resiliencia. Los pesimistas, en cambio, suelen ser personas con altos niveles de frustración, culpa y sensación de fracaso.

Si ser optimista produce estos beneficios, entonces, ¿por qué esa tendencia hacia lo negativo que presentan muchas personas?

El sesgo de negatividad

En el mundo desarrollado, menos del 10% cree que el futuro será mejor que el pasado, según el estudio Global Perceptions of Development Progress: ‘Perils of Perceptions’, llevado a cabo por Ipsos y la Gates Foundation. Sin embargo, cuando miramos al pasado, vemos que la mayoría de las previsiones catastrofistas que realizamos, estaban equivocadas, como ocurrió con la visión apocalíptica del año 2000, por ejemplo.

Guía gratuita: Cómo potenciar el desarrollo personal y profesional

Esto se debe a un sesgo cognitivo de negatividad, una tendencia psicológica que supone que “la gente pone más atención, y da más peso, a las experiencias negativas que a las positivas”, según lo define el psiquiatra Pablo Malo en El Sesgo de Negatividad. Lo Malo es más fuerte que lo Bueno.

Este sesgo tiene su origen en nuestro código genético, diseñado para garantizar la supervivencia de la especie. Nos ponemos en lo peor para evitar que cualquier posible amenaza nos afecte negativamente. Sin embargo, en la actualidad, esta visión no tiene tanto sentido y, de hecho, se convierte en un grave impedimento para el desarrollo personal y profesional.

La importancia del optimismo para el éxito

En las últimas décadas, la Psicología Positiva ha profundizado en la importancia del optimismo en diferentes ámbitos de la vida, surgiendo numerosos estudios que avalan empíricamente por qué una actitud positiva es esencial en el éxito de las personas.

Estos son algunas de las conclusiones más relevantes sobre la importancia del optimismo:

  1. Bienestar. El optimismo está correlacionado con una mayor satisfacción y bienestar general de las personas, según la investigación Relative Levels of Hope and Their Relationship With Academic and Psychological Indicators Among Adolescents, de Rich Gilman, Jameika Dooley y Dan Florell.
  2. Logros. Las personas optimistas consiguen alcanzar sus objetivos vitales con más facilidad y se autoperciben como capaces de resolver cualquier problema, según los estudios de Hoza Snyder en The Development and Validation of The Children’s Hope Scale.
  3. Equilibrio emocional. Según este mismo autor, las personas pesimistas son más propensas a sufrir cuadros de depresión cuando deben enfrentarse a contratiempos.
  4. Rendimiento. Los estudiantes optimistas obtienen mejores resultados académicos, más allá del parámetro de cociente intelectual, según expone el doctor en Psicología C. R. Zinder en el ensayo Positive Emotions, recopilado en el libro Handbook of Positive Psychology.
  5. Eficiencia. Para Barbara Fredrickson, autora de The Role of Positive Emotions in Positive Psychology, el optimismo contribuye a que las personas aumenten su capacidad para optimizar los propios recursos, tanto en el nivel físico, como en el psicológico y social.
  6. Éxito. Un mayor rendimiento, eficiencia y capacidad de resiliencia que se traduce finalmente en unos niveles de éxito superiores. Según señalan Sonja Lyubomirsky y Laura King en The Benefits of Frequent Positive Affect: Does Happiness Lead to Success?, el vínculo felicidad-éxito fluye en ambos sentidos: el éxito hace felices a las personas, pero también el optimismo engendra el éxito.
  7. Inteligencia interpersonal. La importancia del optimismo también se traslada al ámbito de las relaciones humanas, pues según sostiene M. Seligman en La auténtica felicidad, un carácter positivo aumenta la capacidad de sociabilización de los sujetos, al poder disfrutar de las interacciones con el resto de personas.
  8. Persuasión. Este experto también estudió los discursos de los aspirantes a 22 elecciones presidenciales de Estados Unidos, llegando a la evidencia de que en el 80% de las ocasiones, los líderes positivos lograron convencer a la ciudadanía y ganar a sus oponentes.
  9. Gestión del estrés. En este mismo sentido, Michael F. Scheier, autor de Optimism, Coping, And Health: Assessment And Implications of Generalized Outcome Expectancies, descubrió que los optimistas manejan el estrés mejor que los pesimistas, elaborando planes de acción ante cualquier dificultad.
  10. Salud. Otra investigación llevada a cabo por la clínica Mayo de Nueva York sobre la importancia del optimismo pone de manifiesto que las personas con una actitud positiva viven en torno a un 19% más que los pesimistas.

¿Te gustaría beneficiarte de todas estas ventajas del optimismo a nivel laboral? Apuesta por una formación especializada, como el Curso Online Executive en Desarrollo Personal de la Escuela Europea de Management, con el que podrás potenciar tu eficacia profesional y hacer crecer las oportunidades en el mercado de trabajo.

New Call-to-action