902 207 792 · skype:escuela_europea_management info@escuelamanagement.eu

El blog sobre el desarrollo profesional

Liderazgo situacional: ¿tienes lo que hay que tener?

Liderazgo situacional: ¿tienes lo que hay que tener?

Un buen líder no trata igual a un empleado que se acaba de incorporar a una empresa que a otro trabajador con años de experiencia dentro de la compañía. Mientras el primero necesita más directrices sobre cómo debe realizar el trabajo, el segundo tendrá claro cuál es el camino a seguir y sus necesidades se centrarán en el apoyo y reconocimiento del superior. Esta adaptabilidad del directivo es la base del liderazgo situacional, uno de los modelos más extendidos actualmente en las organizaciones de todo el mundo.

Qué es el liderazgo situacional

Originariamente conocido como ‘Teoría del Ciclo de Vida de Liderazgo’, el modelo de liderazgo situacional fue descrito en la década de los 70 por Paul Hersey y Ken Blanchard, quienes formularon un estilo de management basado en la relación entre líderes y los seguidores, pues como este segundo autor dijo, “la clave del liderazgo exitoso se encuentra hoy día en la influencia, no en la autoridad”.

Para ello, el modelo establece un marco de análisis sobre los siguientes parámetros:

  • La cantidad de orientación, dirección y apoyo socioemocional que da el líder
  • El nivel de desarrollo que muestran los seguidores al realizar una tarea, tanto respecto a su competencia profesional como al compromiso e implicación con su trabajo.

Se trata, como decía el propio Hersey, de aplicar el “sentido común organizado”, es decir, comprender por parte de los directivos la relación entre un estilo de liderazgo eficaz y el nivel de preparación que muestran los seguidores para una tarea específica.

¿Cómo se desarrolla el liderazgo situacional?

Por tanto, la flexibilidad es la principal característica de este estilo de liderazgo, donde el superior adapta su comportamiento en función de las circunstancias del caso concreto.

En palabras de Hersey, “un líder situacional es cualquiera que, en cualquier situación, es consciente de que influir en el comportamiento no es un hecho, sino un proceso”.  No se trata de un cambio en la personalidad del directivo, sino un proceso compuesto por las siguientes fases:

  • Diagnóstico: comprender la situación en la que intenta influir.
  • Adaptación: ajustar el comportamiento en respuesta a las contingencias de la situación.
  • Comunicación: interactuar con los demás de una manera que puedan entender y aceptar la orientación del líder.
  • Impulso: gestionar la acción por parte de los trabajadores.

Guía: Descubre cómo gestionar el talento para el liderazgo

Estilos del liderazgo situacional

De este modo, el cruce entre la competencia profesional y el nivel de compromiso de los empleados da lugar a un cuadrante donde el liderazgo situacional se divide en los siguientes cuatro estilos: 

  • Un liderazgo directivo centrado en aportar firmes directrices a los trabajadores bajo una supervisión constante del directivo ante equipos con escasa motivación y bajas competencias y experiencia.
  • Un estilo persuasivo, donde también se aportan las pautas de trabajo a los empleados pero también se fomenta la participación de los mismos, en los casos en los que el grupo presenta capacidades altas, pero mantiene una implicación baja.
  • Un modelo de management participativo, si se dispone de un equipo de colaboradores que, aunque adolece de las suficientes habilidades y experiencia, se encuentra motivado, impulsando la participación y el feedback del grupo y cediendo de forma gradual responsabilidades en los trabajadores.
  • Un liderazgo delegador en el que los empleados dispongan de plena autonomía y la misión del directivo se concentre en detectar e impulsar el talento de los empleados, para aquellas situaciones en las que los profesionales están preparados a nivel competencial y motivacional.

Ventajas del liderazgo situacional

Según el trabajo Situational Leadership. Revelant Then, Revelant Now, de The Center for Leadership Studies, el liderazgo situacional aporta las siguientes ventajas a la organización:

  • Es un modelo multidireccional que puede ser aprovechado para influir de forma vertical y horizontal a través la organización.
  • Es aplicable bajo cualquier circunstancia, tanto si se trata de nuevos trabajadores, como experimentados, y dispongan de mayor o menor implicación.
  • Permite que los líderes puedan influenciar en el comportamiento de otros de forma efectiva.
  • Acelera el ritmo y la calidad de desarrollo del empleado.
  • Maximiza los resultados de los trabajadores.
  • Crea equipos de trabajo más productivos.

Características del líder situacional

¿Cómo se reconoce al líder situacional? Según Yscout, portal de empleo especializado en la C-Suite, el liderazgo situacional lleva aparejados los siguientes atributos:

  1. Flexibilidad. Dado que el estilo de management va a depender de los profesionales con los que colabore, como hemos visto, el líder situacional modifica su forma de actuar, adaptándola al nivel de madurez y motivación del equipo de trabajo.
  2. Adaptabilidad. Además de las características propias del grupo de profesionales, este directivo también tiene en cuenta las circunstancias que rodean a su desempeño conjunto. Por ejemplo, en una situación de crisis, el líder puede optar por aplicar un estilo autoritario que permita tomar decisiones rápidas.
  3. Dotes de mando. En los casos en los que los equipos no están preparados, el ejecutivo debe disponer de habilidades directivas suficientes para transmitir las instrucciones y supervisar el proceso.
  4. Coaching. Otra de sus capacidades es la de saber orientar y motivar a los equipos de trabajo, para poder reforzar su implicación con el proyecto.
  5. Participación. Si la coyuntura lo permite, el liderazgo situacional también requiere del fomento por el directivo del feedback de los trabajadores, involucrándolos en la toma de decisiones.
  6. Delegación. Otra de las características del liderazgo situacional es la capacidad para empoderar a los profesionales y dotarles de autonomía para que puedan desarrollar sus funciones a partir de unos objetivos preestablecidos.
  7. Integridad. El cambio de estilo de management no puede depender de los intereses particulares del mando, sino que el directivo debe adoptar uno u otro modelo de forma honesta y coherente con sus valores.
  8. Coraje. Pasar de un tipo de liderazgo a otro no es fácil, por lo que el liderazgo situacional está rodeado de una alta dosis de valentía que le permita salir de su zona de confort y elegir el estilo más apropiado en cada momento.
  9. Visión. Obviamente, para discernir cuál es el modelo de liderazgo más adecuado, el directivo debe poseer una visión clara que le ayude a identificar el grado de madurez e implicación de la plantilla y las exigencias del momento.
  10. Humildad. Tanto si cuenta con un equipo altamente capacitado y motivado, como si no, el líder situacional es consciente de que no posee la verdad absoluta, por lo que asume sus propias limitaciones, aceptando las perspectivas de los trabajadores, en el primer caso, y fomentando el desarrollo de los empleados, en el segundo, para que en un futuro estén plenamente capacitados.

¿Te gustaría ser el tipo de líder ideal en cada ocasión? En la Escuela Europea de Management disponemos de diferentes programas formativos especializados en liderazgo, como el Curso Online de Liderazgo de equipos y desarrollo de colaboradores, perteneciente al Executive en Liderazgo y Gestión de Personas, impartido por CrossKnowledge y Grupo P&A.





New Call-to-action




 

El arte de delegar como clave en el liderazgo

El arte de delegar como clave en el liderazgo

No son pocas las ocasiones en las que un excelente profesional asciende a un puesto directivo y se ve superado por las nuevas circunstancias. De hecho, según el trabajo The Five Things I Wish I Had Known When I Was Promoted to the C-Suite, elaborado por Egon Zehnder International, los ejecutivos admiten que uno de los principales aprendizajes de esta transición es comprobar cómo las competencias que les servían en sus anteriores cargos ya no son suficientes para liderar equipos, necesitando incorporar nuevas habilidades y desarrollar el arte de delegar. leer más…

Manejo de la energía: obsérvate más a ti y menos tu agenda

Manejo de la energía: obsérvate más a ti y menos tu agenda

Nos esforzamos por gestionar el tiempo de la forma más eficiente posible, cayendo en ocasiones en una situación de cansancio y hastío que produce efectos contraproducentes. Al fin y al cabo, el día tiene 24 horas y nuestro cuerpo, un límite. Por ello, en lugar de enfocarnos en optimizar la agenda, es más recomendable realizar un manejo de la energía adecuado. leer más…

Dirección asertiva: 6 claves para conseguirla

Dirección asertiva: 6 claves para conseguirla

Existen tres estilos de comunicación: pasiva, agresiva y asertiva. Esta última presenta importantes ventajas y es especialmente importante en el liderazgo, donde el superior debe inspirar a los equipos para conseguir el éxito organizacional ¿Cómo podemos desarrollar una dirección asertiva en la empresa? leer más…

Ventajas e inconvenientes del trabajo en equipo

Ventajas e inconvenientes del trabajo en equipo

La capacidad de trabajo en equipo se ha convertido en la habilidad más demandada en los procesos de selección de personal, según el último listado publicado por la reputada revista Forbes sobre competencias profesionales. Ahora bien, existen tanto ventajas como inconvenientes del trabajo en equipo, por lo que para que esta metodología grupal sea eficiente es necesario que el líder y los integrantes actúen bajo una serie de pautas. leer más…

Página 1 de 3112345...102030...Última »

Suscripción blog

Nuevo eBook gratuito

New Call-to-action

¿Quieres más información sobre nuestros cursos online?

Obtener información sobre el curso  sobre Liderazgo y Gestión de Personas
Obtener información sobre el curso  sobre Dirección General
Obtener información sobre el curso  sobre Desarrollo Personal